“¡Viniste!”, el grito de alegría de mi hijo el día en que nos conocimos