“Lo más difícil fue que entendieran que podían gustarme todos los géneros”