Condenan por acoso sexual y maltrato laboral al exdirector del Centro Cultural San Martín Diego Pimentel

El exdirector del Cultural San Martín, Diego Pimentel, condenado por acoso
El exdirector del Cultural San Martín, Diego Pimentel, condenado por acoso
Alejandro Cruz
(0)
13 de febrero de 2020  • 17:40

En un juicio abreviado, Diego Pimentel, exdirector general del Centro Cultural San Martín, reconoció su responsabilidad en la denuncia por acoso sexual y laboral que pesaba sobre él. Ante la fiscal Claudia Barcia, especializada en violencia de género, llegó a un acuerdo de juicio abreviado en el que se condena al exfuncionario a la pena de cinco días de prisión en suspenso. Dos extrabajadoras del centro cultural, dependiente del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, lo habían denunciado en marzo del año pasado por "hostigamiento e intimidación" y "maltrato", cargos tipificados respectivamente en los artículos 52° y 53° del Código Contravencional de la CABA.

Desde la oficina de Prensa del Ministerio Público Fiscal señalaron que además de la condena de cinco días de prisión en suspenso más las costas del proceso judicial, "se impone sobre el acusado, por el término de un año, las siguientes reglas de conducta: abstenerse de tomar cualquier tipo de contacto directo o indirecto por cualquier medio con las víctimas, asistir durante un año al grupo psicoeducativo para varones que ejercen violencia del Hospital Álvarez, realizar 20 horas de tareas comunitarias en la Federación Argentina LGBT, fijar residencia y comunicar cualquier cambio y cumplir con las citaciones que la Fiscalía, el Juzgado o la Oficina de Control le hicieren. Es importante destacar que Pimentel reconoce lisa y llanamente su responsabilidad en los hechos, por lo que presta su conformidad para la imposición de la pena antes descripta". El acuerdo de juicio abreviado fue homologado por el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 29, a cargo de la Dra. María Araceli Martínez.

El informe médico forense realizado al acusado, solicitado por su defensa, destaca en uno de sus pasajes que "se hallaron indicadores que describen su personalidad de base, tales como narcisismo, relaciones interpersonales conflictivas y dificultades de establecer lazos afectivos". El informe también subraya que el imputado posee "indicadores de una persona irritable, hostil, impulsiva, inmadura, agresiva, explosiva, ansiosa, con sentimientos de dominio y poder y con tendencia a ocultar y evadirse".

Antecedentes del caso

A fin de agosto pasado, Pimentel renunció a la dirección del San Martín, del que estaba con una licencia desde que se conoció la denuncia. "Presenté la renuncia por motivos personales, no me sentía cómodo con la situación. Estoy bien y atento al cauce administrativo, ya que estoy convencido de que es una injusticia y lo voy a probar", aseguró entonces a LA NACION quien había asumido la dirección del Cultural cuando se inició la gestión de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gobierno porteño. Este año fue designado en ese cargo Diego Berardo.

En septiembre, el caso tomó mayor visibilidad pública cuando el colectivo Actrices Argentinas, junto a 60 organizaciones feministas y de la cultura, la educación y los derechos humanos; denunciaron el hecho. De ese encuentro participó Anahí de la Fuente, una de las dos denunciantes."Soporté esa situación durante dos años y pico, los que tuve en el lugar. Ya me habían renovado el contrato para el tercer año pero a los pocos días hice esta denuncia y me dejaron sin trabajo", dijo aquella vez a este medio.

A fin de ese mismo mes fue la primera vez que el ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, se refirió al tema. "Desde el mismo minuto que recibimos la denuncia promovimos una investigación, por lo que el ministerio está involucrado desde un principio esperando, por supuesto, la resolución del caso por parte de la Procuración", sostuvo ante una consulta de LA NACION.

Según el despacho de prensa del Ministerio Público Fiscal las denunciantes expresaron su gran conformidad con el acuerdo alcanzado y expresaron: "Desde el comienzo, el caso fue tratado con absoluta seriedad y pudimos contar con el acompañamiento profesional de la fiscalía donde a las víctimas (denunciantes y testigos) se nos brindó todas las herramientas de seguridad y el respeto sin juzgarnos ni revictimizarnos. Este trato fue fundamental para poder llevar a cabo el proceso y al mismo tiempo continuar con nuestras vidas cotidianas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.