Murió el crítico Harold Bloom, máximo defensor del canon literario occidental

Harold Bloom tenía 89 años
Harold Bloom tenía 89 años Fuente: Archivo
(0)
14 de octubre de 2019  • 19:53

Harold Bloom murió ayer a los 89 años en un hospital en New Haven, cerca de su casa en Connecticut, Estados Unidos. Prestigioso crítico literario, una de las figuras más influyentes de la literatura universal, fue el más respetado, el más odiado y el más leído. Acérrimo defensor del canon literario occidental, encarnado en autores como Kafka, Chaucer o Shakespeare (de este último declaró: "es Dios"), su fallecimiento lo confirmó a The New York Times su esposa Jeanne Bloom, quien contó que dio su última clase en la Universidad de Yale, donde trabajó durante seis décadas, el jueves pasado.

Nacido en Nueva York en 1930, Bloom escribió una veintena de obras de crítica literaria y religiosa, entre las que destaca su influyente selección de los 26 autores imprescindibles de occidente (23 hombres y tres mujeres: Jane Austen, Virginia Woolf y Emily Dickinson), reunidos en El canon occidental, que llegó a convertirse en un best seller internacional a pesar de su carácter académico. Ante las críticas por su desafección por las minorías, él respondió que los críticos multiculturalistas, feministas, marxistas o neoconservadores forman "la Escuela del Resentimiento".

Rodeado siempre de polémica, en títulos como El Libro de J llegó a sugerir que fue una mujer la que escribió parte del Antiguo Testamento. La crítica feminista, apuntó en una visita a Madrid en 1992, donde presentó aquel libro, "es una empresa poderosa y bien organizada -y elijo mis palabras- con la que no puedo ser objetivo".

Autodefinido como un "secularista con inclinaciones gnósticas", Bloom era capaz de leer hasta 400 páginas por hora gracias a su memoria fotográfica.

En su larga trayectoria, Bloom descalificó al realismo mágico como "un disparate", dijo que el premio Nobel de Literatura a Bob Dylan "es un chiste" y, en una videoconferencia de 2017 que será recordada como su último contacto con los lectores argentinos, aseguró que el estudio académico de la obra de William Shakespeare en los últimos cincuenta años ha sido un "desastre".

Según su opinión, un verdadero crítico destaca por "un profundo conocimiento de la filología, del griego y del latín, del provenzal y del hebreo, además de las lenguas romances, y la historia del idioma inglés. La gente ignora estas cosas, y no parecen preocuparles. Le digo a mis alumnos que se aíslen cuando un poema o un pasaje de prosa los encuentre o los enaltezca hasta el conocimiento, y lean en voz alta, canten hasta que lo posean, lo hagan suyo de memoria. Ese es el verdadero conocimiento en el campo de la literatura. La memoria es en verdad la madre de las musas. Nunca he escrito un poema porque no puedo olvidar que yo mismo soy una encarnación de la memoria".

Defensor de El Quijote, Bloom escribió sobre la novela de Cervantes: "Cervantes y Shakespeare, que murieron casi simultáneamente, son los autores occidentales primordiales, al menos desde Dante, y ningún escritor posterior los ha igualado: ni Tolstói, ni Goethe, Dickens, Proust o Joyce".

El País/LA NACION

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.