Pensar fuera de la caja: cómo se reinventó la escena del arte en 2020