Ricardo Piglia: “Me interesa mucho más la vergüenza que la culpa: es un sentimiento más puro”