Subastas de arte: el gran globo que empieza a desinflarse