Fútbol. Alemania y la Argentina, dos modelos opuestos