El otro mundo de Jennifer Dahlgren: "Ser diferente es difícil... y puede ser extraordinario"

Germán Leza
(0)
2 de noviembre de 2016  

Cuando eligió ser lanzadora de martillo, Jennifer Dahlgren no lo pensó. Lo eligió porque amaba hacerlo. Lo cierto es que también lo hizo muy bien. Gracias a eso, fue becada por la Universidad de Georgia. Decidió estudiar lo que más le satisfacía fuera del atletismo, que era la lectura, y así fue como obtuvo su "Bachelor de Arts in English", es decir, hizo una licenciatura en inglés. Tampoco, en aquel momento, pensó que podía ser una herramienta más para publicar su primer libro, "El martillo volador y otros cuentos", una obra que, espera, será el primero de una serie que se llama "Cuentos Olímpicos", y que se completarán cuando publique los cuatro libros restantes. Cinco, como los anillos olímpicos.

-¿Cómo nació la idea escribir un libro infantil?

-Yo escribía poemas pero nunca me animé a mostrarlos. Y siempre fui de improvisar cuentos, mi familia te puede contar. Y ahora, hace unos tres años me nació esta idea puntual de un libro para chicos tratando de fomentar los valores del deporte. Pero la idea fundamental del primer cuento es que ser diferente es difícil, pero esa diferencia nos puede hacer extraordinarios. Esa es la base del primer cuento. Lo pensé durante seis meses y después en una tarde, me sentí y lo escribí todo.

-En el libro, hacés referencia a técnicas específicas de los deportes que tratás en los cuentos, que son el atletismo, el remo, la esgrima, el judo y el hockey, ¿hablaste con los deportistas para describirlo?

-Me empecé a acercar a otros amigos deportistas a ver qué les gustaría transmitir de sus propios deportes. Hacíamos una mini clínica y después hacíamos una charla de café donde yo le preguntaba anécdotas deportivas o de la vida. Y de algunas de esas facetas me nacía la idea del cuento. Así nacieron los cinco cuentos que están en el libro.

Jennifer Dahlgren, en otra faceta de su vida: la literatura infantil
Jennifer Dahlgren, en otra faceta de su vida: la literatura infantil

-¿Con qué deportistas hiciste clínicas para inspirarte en los cuentos?

-Tuve una charla con Noel Barrionuevo y después me dio una gran mano Lucha Aymar en cuanto al texto de la contratapa; es la figura que puse como atleta destacada en el deporte. En el caso del judo, hablé con judocas de la UBA, y con Paula Pareto, que me ayudó mucho en cuanto a la ficha técnica del cuento de judo. En esgrima, con Felipe Salcedo. En el cuento de remo, la charla de café la tuve con Laura Abalo, y después Ariel Suárez me ayudó con la ficha técnica, y salimos en patota a remar. Es más, se sumó Pilar Geijo, de aguas abiertas. Y después me dijo, "che tenés que hacer natación", y bueno ahora la idea es seguir escribiendo, porque muchos deportistas amigos, me empezaron a reprochar que no los había incluido (se ríe).

-¿Qué lees?

-Soy muy variada en todo lo que leo. Por ejemplo, amo los libros de Harry Potter, ahora estoy leyendo la biografía de Nelson Mandela. Justo estoy en una etapa de mucha biografía que me parecen súper interesantes. Los poemas, Neruda...

-¿Cómo fue la recepción de los chicos?

- El otro día, cuando hicimos la presentación en el Abasto yo se los leí a chicos que de 8 o 10 años, después me preguntaban, "¿Lupita sos vos? ¿Y por qué te decían que no podías hacer deportes?" Se dio una charla re linda. Y eso fue el mayor halago que me podrían haber hecho porque estábamos dialogando sobre los temas de bullying sin decir la palabra y estábamos hablando de temas como confianza y compañerismo, y a mí se me llenó el corazón de una forma increíble.

-El primer cuento, el de Lupita, es evidentemente el que parece más autorreferencial.

-Sí, es bastante autobiográfico. Si bien estoy presente en todos los cuentos porque los escribo desde mi experiencia, en el de Lupita incluí el bullying que me pasó en la adolescencia, algo que vengo contando hace bastante. Tratando, de esta manera, de hacerle frente a la situación que viven muchos chicos en nuestro país. La cantidad de directoras, de padres, de maestras que me empezaron a escribir y me decían "¿Das charlas?. Por favor vení al colegio porque tenemos chicos que están pasando por eso". El bullying lo que genera a la víctima es una sensación de soledad y aislamiento. Yo no hablé de lo que me pasó hasta los 30 años, y me pasó cuando tenía 15. O sea, son cosas muy fuertes, que para hacerle frente hay que empezar a dialogarlo para que los chicos no se sientan tan solos, y hablar con alguien para que le encuentren la vuelta.

Su trayectoria

Jennifer Dahlgren no sólo es una escritora entusiasta; también es recordwoman sudamericana en lanzamiento de martillo. Campeona iberoamericana, y finalista en el Mundial de Atletismo de Daegu, participó en cuatro Juegos Olímpicos. Su madre fue atleta olímpica, en los Juegos de Munich 72. Vivió en los Estados Unidos desde los 5 a los 13 años, y desde los 17 a los 23. Otros deportes que practicó y que le gustan: básquetbol, fútbol, softball, natación y tenis. Lo llamativo es saber por qué no prefirió un deporte de conjunto. "Yo elegí un deporte individual y no me arrepiento. Había muchas actitudes dentro del alto rendimiento del trabajo en equipo que no me gustaba. Es muy difícil que todo un equipo se esfuerce al mismo nivel ante un resultado. Si yo le estoy metiendo y el otro no, como que eso no lo llevo muy bien.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.