La otra cara: un rally insensible y destructor