Sebastien Ogier se quedó con su tercer título mundial de rally