La cuarta clasificación olímpica seguida, en una historia de sufrimientos

Los Preolímpicos fueron a pura sonrisas en los últimos años
Los Preolímpicos fueron a pura sonrisas en los últimos años Fuente: Archivo
Cada Preolímpico implicó una gran cuota de stress para el seleccionado de básquetbol, pero desde Puerto Rico 2003 viene cumpliendo el objetivo de llegar a los Juegos
(0)
12 de septiembre de 2015  • 00:37

MEXICO.- Ya es una saludable costumbre: el seleccionado de básquetbol se clasificó por cuarta vez consecutiva a una cita olímpica, después de la consagración dorada en Atenas 2004, la medalla de bronce en Pekín 2008 y el cuarto puesto de Londres 2012.

El pasaje para los Juegos siempre trajo una gran cuota de sufrimiento para la Argentina. En 1980, cuando se pusieron en marcha los Preolímpicos, el seleccionado obtuvo uno de los tickets a Moscú, pero terminó siendo un logro infructuoso: la delegación nacional decidió plegarse al boicot internacional y nuestro país no estuvo representado en la Unión Sovíetica.

Después de tres tropiezos para acceder a Los Angeles 84, Seúl 88 y Barcelona 92, la historia se modificó a partir de 1995, con Guillermo Vecchio a cargo. Entonces, se allanó el camino a Atlanta 96 gracias a los aportes de Marcelo Nicola, Diego Osella , Marcelo Milanesio y Juan Alberto Espil.

El Preolímpico de Puerto Rico 99, bajo la conducción de Julio Lamas , dejó un sabor amargo. Aun con varios de los exponentes de la incipiente Generación Dorada ( Scola , Ginóbili , Montecchia , Nocioni , Victoriano , Sconochini, Gutiérrez , Palladino y Fernández ), el equipo se vio condicionado por un debut negativo ante Canadá y fue eliminado en las semifinales ante los Estados Unidos.

Ya a partir de 2003, y luego del subcampeonato del Mundial 2002, cada Preolímpico se asoció con la alegría de la clasificación para los Juegos. También en Puerto Rico y bajo la conducción de Rubén Magnano , la Argentina resolvió el compromiso luego de un triple empate con Puerto Rico y Canadá. Gracias a un Manu Ginóbili decisivo (20 puntos), el seleccionado selló el pase ante los canadienses luego de imponerse 88-72. Y ya se sabe cómo terminó la historia en Atenas 2004: heroicos campeones, coronados con laureles, en la gesta más importante del deporte argentino, más allá del fútbol.

El Prolímpico de Las Vegas 2007 también invitaba a un esfuerzo mayúsculo. Sergio Hernández tuvo que maniobrar frente a las ausencias de Ginóbili, Oberto , Nocioni, Wolkowyski , Gabriel Fernández, Pepe Sánchez y Herrmann , pero el DT actual se apoyó en Scola, Prigioni y Delfino , los referentes, para obtener el pase a Pekín 2008, luego de una memorable actuación de Scola (27 puntos), y el equipo en general, en las semifinales ante Brasil (91-80).

Y en Mar del Plata 2011, una vez más con Julio Lamas , la Argentina volvió a contar con todas las figuras, incluido el regreso de Pepe Sánchez después de 5 años. Todo andaba sobre rieles hasta que las matemáticas obligaron a jugar en las semis ante un poderoso Puerto Rico, con Flor Meléndez como entrenador. En un partido infartante, la Argentina terminó sacando una diferencia mínima (81-79) y se salvó de que Barea fallara un triple en el final. Así se consiguió el pase a Londres 2012 y la tercera clasificación consecutiva, antes de esta última misión cumplida en México.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.