La hora de otro hijo de la Liga: Iván Najnudel, DT de Echagüe

Acaba de debutar como entrenador de club; su padre, León, fue el creador del certamen
Germán Leza
(0)
8 de febrero de 2017  

Iván Najnudel en su debut como DT de Echagüe
Iván Najnudel en su debut como DT de Echagüe

Por motivos personales, el martes de la semana pasada Iván Najnudel viajaba de Corrientes a Buenos Aires. El miércoles se encontró con una sorpresa: fue designado para dirigir a Atlético Echagüe Club , en reemplazo de Ignacio Barsanti. Esa misma tarde ya estaba en Paraná, para conducir la primera práctica. Tres días después, a los 34 años, debutó como entrenador en la Liga Nacional de Básquetbol .

Hijo de León, creador y alma máter de la Liga, Iván comenzó a escribir su propia historia. En realidad, ya había empezado, porque ésta no es su primera experiencia en la máxima categoría: entre 2010 y 2015 fue asistente en Obras Sanitarias. Además, entre 2012 y diciembre de 2016 estuvo ligado al seleccionado nacional, ya fuera entrenando a los equipos formativos como asistiendo en los ensayos del conjunto mayor.

El estreno como DT de un club de la Liga no fue sencillo para Najnudel. El sábado perdió contra Quilmes , de Mar del Plata, por 90 a 62, y anteanoche cayó frente a La Unión, de Formosa , por 94 a 89, también en Paraná. En diálogo con la nacion, el joven director técnico cuenta cómo fue su debut: "Me sentí bien, si bien fue un proceso de muy pocos días, en el que viví muchos cambios en cuanto a lo personal y lo deportivo. Estoy intentando adaptarme a la ciudad y al equipo. Pero estoy feliz de estar en Paraná y ser parte de Echagüe", expresa.

Najnudel, además, explica qué diferencias encuentra con su etapa anterior como preparador, en la que dirigió juveniles y fue asistente: "En la parte formativa, lo más importante es detectar el talento y desarrollarlo. Y como segundo entrenador mi función fue ayudar al equipo, colaborar en las decisiones que toma el entrenador principal. Y ya como entrenador principal uno queda un poco solitario, debe tomar la iniciativa, liderar al grupo y escuchar a esos entrenadores que colaboran con la toma decisiones de ese conjunto", señala.

Debido a sus 34 años y a que inició su carrera como entrenador a los 28, ocurre una situación particular. Por primera vez, más allá de cuando dirigió a los seleccionados juveniles, es mayor en edad que sus jugadores. Confiesa el nuevo preparador de Echagüe que alguna vez experimentó que un jugador lo menospreció por ser joven. Pero le resultó fundamental el hecho de ser testigo privilegiado su padre, en su función de entrenador: "Para mí es un lugar natural. Porque desde muy chico observé a mi papá conducir equipos y eso me ayudó a liderar un grupo. A los 20 años ya empecé a viajar por todo el mundo para poder incorporar otras idiosincrasias. Y hoy me siento listo para hacer este trabajo. El otro día leí algo en una entrevista que hicieron con [César Luis] Menotti en El Gráfico: dijo que lo único que a uno lo acompaña hasta la muerte es el aprendizaje. En definitiva, uno trabaja con personas. Lo lindo es aprender de los más jóvenes", afirma el nuevo DT de Echagüe, conjunto que marcha último en la Conferencia Este de la Liga Nacional.

-Tuviste una infancia y una adolescencia especiales para un fanático del básquetbol. ¿Qué fue lo que más aprendiste de tu papá?

-Hasta los 16 años tuve la vida soñada que a todo chico al que le gusta el básquet le gustaría tener. Y después, cuando esa persona no estuvo, hubo un vacío muy grande [León falleció en 1998]. Y empecé a darme cuenta de eso cuando comencé a recorrer el camino de entrenador. Lo que aprendí de mi viejo es pensar 24 horas en básquet. Y lo que tengo que aprender es equilibrar esas 24 horas que pienso en básquet. La pasión a uno lo pierde, el amor lo hace encontrarse. Hay que equilibrar eso para que la ideas sean más frescas. Resolver problemas que se plantean permanentemente en la conducción. Hoy hay menos problemas que cuando se iniciaba la Liga.

-¿Es decir que una de las cosas que aprendiste cuando empezaste a ser entrenador es tener otras actividades para despejarte?

-Tener despejada la mente. Intento aprender a recorrer ese camino. Hasta que jugué profesionalmente, mi único interés era el básquet. En este tiempo de transición aprendí que también es bueno leer, ver alguna serie, tocar un instrumento, hacer otros deportes, nadar. Hasta los 28 años, cuando dejé de ser jugador, pensaba sólo en básquetbol. Hoy sigo haciendo algunas de esas cosas que fui aprendiendo, y otras, no.

Se suele decir que los jugadores de la Generación Dorada son hijos de la LigaNacional. Ahora le toca serlo al propio hijo de su creador, el inolvidable León Najnudel.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.