Manu Ginóbili, con LA NACION: "Fue una manera de la franquicia de reconocer a mi otra mitad"

La comida de parte de la Generación Dorada en San Antonio
La comida de parte de la Generación Dorada en San Antonio Crédito: Luis Scola
Diego Morini
(0)
3 de abril de 2019  • 07:25

SAN ANTONIO.- La ceremonia del retiro de la camiseta 20 de los Spurs tuvo particularidades que sorprendieron a todos. El homenaje que se le rindió a la Generación Dorada quedó en el centro de la escena y para Manu Ginóbili fue otro momento fantástico, porque entendió que fue algo merecido para todos. Recuerda el momento, acomoda el vaso de café y se detiene para usar las palabras justas. Se vuelve a conmover con ese flashback. Hay sensaciones que todavía lo dominan a Manu y no lo esconde.

-Con esta ceremonia, de alguna manera también pareció que la franquicia buscó rendirles un homenaje a tus compañeros de la selección. ¿Lo sentiste así?

-Fue una manera de la franquicia de pensar y reconocer a mi otra mitad. Todo el mundo sabe que mi carrera no fue sólo San Antonio. Entonces, me parece que ellos sentían la necesidad de homenajear también a aquel equipo que formamos con los chicos que, en definitiva, son parte de mi otra carrera. Y además tienen un recontra respeto por todos. Es súper inusual que pase algo así. Me parece que tanto los chicos que estuvieron acá y los que lo siguieron desde lejos, advirtieron que ese respeto es real. No había absolutamente ninguna necesidad de hacer algo así y lo hablamos con Luifa [por Scola] después del evento. Incluso, decíamos que con el 5% de lo que hicieron hubiera estado más que bien. Y me llenó de orgullo que ellos también fueron reconocidos como parte de "mi fiesta".

-Después de tanto tiempo, ¿ahora sí podés darte cuenta de todo lo que te pasó?

-No, la verdad que no. No estoy seguro de que entienda y ser capaz de salir de esta burbuja y de esto que está pasando para entender todo lo vivido. Lo disfruto, entiendo y respeto todo el afecto. Pero lo que pasó el otro día es totalmente. ¡Es imposible de digerir todo junto! Supera todo lo imaginado. Lo disfrutás todo lo posible y tratás de que lo hagan también tus cercanos. En eso puse énfasis durante esta semana. Las chances de que yo la pasara bien eran remotas. Así que la idea era que la pasaran bien mis viejos, mis hermanos, mis amigos, todos los que vinieron. Los momentos más lindos fueron los almuerzos con los afectos, con los chicos de la selección, los de la secundaria. Pero en el instante de la ceremonia es algo que me pone incómodo. Entonces, no lo terminás de disfrutar. ¡Qué sé yo! Estuve infinitamente más cómodo antes y después de toda la ceremonia. Pero tengo que ser sincero: tener a 50 o 60 tipos que aprecio, que son cercanos y significativos, para mí fue invalorable.

La emoción de Manu Ginóbili cuando recuerda el momento en el que habló de sus compañeros de la selección
La emoción de Manu Ginóbili cuando recuerda el momento en el que habló de sus compañeros de la selección

-¿Ahora querés seguir aburriéndote o te empezaron ya a picar las inquietudes?

-Por ahora no me aburrí nada. Siempre estuve con cosas. En septiembre creo que fue cuando menos tuve que hacer, pero estuve tan feliz con mi tiempo que no me di cuenta de nada. Ahora quiero relajarme y volver a andar en bici por las mañanas, jugar al tenis, llevar a los chicos a la escuela. Después de estas dos semanas de locuras viene bien. Desde que anuncié el retiro la pasé genial.

-Es una constante querer saber qué vas a hacer después...

-Me lo preguntan cada día. Y respondo que quiero hacer las cosas en el momento que aparezcan. Llegó la semana de primavera acá y nos fuimos con los chicos a hacer un viaje de 5 o 6 días. Tengo esa libertad que no tuve antes en mi vida. Si la tenía, estaba pensando en cuidarme o en no hacer esfuerzos. Bueno, ahora estuve un par de días tirado en la playa, sin pensar nada más que en eso. No digo que fui un esclavo del básquet, porque tuve tiempo y la pasé genial, pero tener la cabeza liberada para hacer lo que quiero o cuando quiero, es genial. Por ahora es impagable lo que estoy viviendo. Tengo un par de amigos que me dicen que el primer tiempo es así y que después te pican las inquietudes. Mientras tanto, lo aprovecho.

-¿Se te dio por estudiar algo?

-Tengo curiosidades, leo mucho, me informo, hablo con gente.

-¿Vinculado a qué rubro?

-Lo que sea. Lo que me pinte. Tecnología me da curiosidad, ya estuve en contacto con gente de California, pero nada serio. No quiero ni tengo ganas de comprometerme con nada. ¿Para qué? Si quiero aprender algo, investigo. Pero por el momento no me quiero obligar a ir a clases de nada.

-Y estar acá, en el entrenamiento de los Spurs, ¿no te motiva a nada?

-No tiré ni un tiro. No me nace nada. Me gusta venir, verlos, charlar con todos, porque tengo la mejor onda con los managers, con el staff de Pop, con mis excompañeros. Tomo un café con ellos, me divierto y me vuelvo a casa. Es una situación idílica, es un sueño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?