Mundial de básquet. Francia, rendida ante la Argentina: "No pudimos sacar la cabeza del agua"

Rudy Gobert (27) es la imagen del desencanto francés. Argentina ganó la semifinal del Mundial de principio a fin.
Rudy Gobert (27) es la imagen del desencanto francés. Argentina ganó la semifinal del Mundial de principio a fin. Fuente: Reuters
(0)
13 de septiembre de 2019  • 16:22

Rudy Gobert fue premiado como el mejor defensor de la NBA en las últimas dos temporadas. Esta vez, sentó sus 215 centímetros en la tarima de la sala de conferencias de prensa del estadio de Pekín para llevar a las palabras la capitulación que un rato antes había ocurrido en la cancha. "Fueron un mejor equipo esta noche, desde el primer minuto hasta el último. Fueron más agresivos, jugaron más como equipo. No pudimos ganar una jugada, nos empujaron fuera de nuestras posiciones... Fue un completo dominio del primer minuto al último", reconoció el pivote de Francia tras el 80-66 propinado por la Argentina en la segunda semifinal del Mundial de básquet China 2019.

El interno de Utah Jazz había brillado en la resonante victoria sobre Estados Unidos, con 21 puntos, 16 rebotes, 3 bloqueos, 2 asistencias y 1 robo (impresionante +36 en eficiencia). El conjunto de Luis Scola y Facundo Campazzo, que no es conocido por ser fuerte en la zona pintada, transformó al gigante francés: lo redujo a 11 rebotes, 1 bloqueo, 1 robo y... 3 tantos (+ 11).

Gobert entendió qué pasó. "No nos sorprendieron porque jugamos contra ellos en la preparación [77-58 en Lyon] y los vimos jugar. Corren por todos lados, son muy agresivos, se pasan muy bien la pelota. Campazzo, Scola... Todos esos muchachos juegan juntos muy, muy bien. Estábamos esperando eso, pero lo hicieron en un nivel superior. Como dije, lo hicieron del primer minuto al último, y nosotros no pudimos sacar la cabeza del agua", graficó, levantando varias veces los hombros y las manos, como quien da a entender que no hay nada que hacer.

A su lado estaba Vincent Collet, el entrenador de Francia. Antes de la semifinal había hablado de vicios y malicia en el cuadro celeste y blanco. Esta vez no tuvo más que halagos para los dirigidos por Sergio Hernández. "En primer lugar, felicitaciones a Argentina por este triunfo. Como dijo Rudy, lo merece. Veníamos diciendo que en este tipo de partidos la agresividad es la clave principal y esta noche ellos jugaron, obviamente, con más agresividad que nosotros, especial, pero no solamente, en la defensa. No logramos instalar nuestro juego como en partidos anteriores. Muchas veces fue muy difícil para nosotros incluso ejecutar las jugadas. Pusieron tanta presión en nuestros bases que todo fue difícil, inclusive subir la pelota. Y en el único momento en el que remontamos un poco, lamentablemente erramos tiros libres y les otorgamos uno o dos rebotes ofensivos que les permitieron reiniciar jugadas. Después de eso, se acabó el partido", sostuvo, sin pretextos.

Vincent Collet, entrenador de Francia, durante el partido con Argentina.
Vincent Collet, entrenador de Francia, durante el partido con Argentina. Fuente: Reuters

Únicamente cuando un periodista le preguntó sobre haber tenido un día menos de descanso que el adversario (la Argentina superó el martes a Serbia y Francia se impuso el miércoles a Estados Unidos), Collet señaló eso como un factor influyente. "Seguro que afectó, pero no quiero hablar de eso", dijo, antes de, finalmente, profundizar en el tema. "No quiero poner ninguna excusa, pero para mí no es justo. Sobre todo cuando tuvimos que viajar ocho horas y los jugadores estaban cansados como para entrenarse el día posterior al partido; si hubiera sido en el mismo lugar, no sería lo mismo", objetó Collet. Que, sin embargo, volvió a reconocer al rival: "Argentina jugó a lo grande y mereció ganar".

Francia jamás alcanzó la final de un mundial de básquetbol. Estaba a un paso de hacerlo luego de dejar en el camino al siempre atemorizante Estados Unidos, en medio de una gran entusiasmo en su tierra. La Argentina se interpuso, y el entrenador bleu de 56 años no hizo más que rendirse ante esa superioridad celeste y blanca. "Fue un partido muy diferente. La agresividad defensiva de Argentina no tuvo nada que ver con la de Estados Unidos. Estados Unidos jugó una buena defensa de uno contra uno pero sin muchas ayudas; estos muchachos nos presionaron todo el tiempo, y cada vez que uno de ellos era superado, llegaba otro para cerrar el camino el aro y forzaba a hacer algo más. Su espíritu de equipo fue muy distinto y no nos adaptamos bien a esa agresividad. Intentamos demasiado superarlos individualmente... Cuando venía un segundo defensor todavía intentábamos superarlo, lo cual no es posible en este nivel. No movimos lo suficiente la pelota. Y el otro camino para encontrar soluciones era ser mejores en los tiros, considerando que éramos muy buenos en eso desde el comienzo del torneo. Pero esta noche estuvimos muy pobres: acertamos 7 de 31 en triples, y además estuvimos terribles en los libres. La única vez que pudimos remontar, estábamos menos 8 y erramos cuatro libres seguidos", analizó Collet, que lleva una década como seleccionador de su país.

Un triple de Campazzo, vital en el triunfo de la Argentina.

00:17
Video

En ese tiempo, su máximo lauro fue la conquista del Europeo Eslovenia 2013, el primer título de campeón para Francia, logrado con la victoria sobre Lituania por... 80-66. Un resultado que hasta este viernes era inmaculado para Collet, hasta que lo estableció la Argentina para pasar a la final de China 2019.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.