NBA: los Warriors están malheridos pero no se entregan ante Toronto y le ponen suspenso a la final

Toronto Raptors contra Golden State Warriors
Toronto Raptors contra Golden State Warriors Fuente: AFP - Crédito: Gregory Shamus
Diego Morini
(0)
11 de junio de 2019  • 01:12

Grabar el torfeo Larry O'Brien con un nuevo campeón de la NBA cuando Golden State Warriors está del otro lado, es subestimar al talento y una torpeza en la lectura de esta historia. Es orgulloso este grupo: está muy malherido, pero de ninguna manera liquidado. Con el último aliento, el bicampeón ganó por 106-105 y le puso suspenso a una serie que los Raptors tenían a mano por estar 3-1 arriba. Ahora la final regresa a Oakland (este jueves) y allí Stephen Curry y compañía intentarán igualar 3-3 para mantener la ilusión del tricampeonato y forzar una séptima "batalla".

Todo concentrado en el retorno de Kevin Durant, así se escribió esta historia. A los golpes los Warriors demostraron que se mantienen vivos. Porque cuando vieron que nuevamente KD debía salir porque su tobillo derecho no aguantó, parecía que se apagaban sus chances y el partido se le caía encima. Sin embargo, Curry, Thompson, Cousins y Draymond Green no estaban dispuestos a dejar todo en manos de Toronto.

Advirtieron los Warriors que ellos ya habían sufrido un 3-1, cuando LeBron James con Cleveland Cavaliers, en 2016, torció el rumbo y les arrebató el anillo. Lo que hicieron para ganar este partido ofreció guiños de que pueden alimentar esa idea de repetir aquella historia. Es que entre Curry (31) y Thompson (26) combinados marcaron 57 puntos, Green aportó 10 rebotes, mientras que Cousins se prendió con 14 unidades.

Todo un mensaje para los Raptors, que en su casa estuvieron muy cerca de coronarse campeones de la NBA y de ser el primer equipo no estadounidense en conseguirlo. Los 26 puntos de Kawhi Leonard, los 18 de Lowry y los 17 de Marc Gasol, no le alcanzaron a los muchachos de Nick Nurse, que salieron del campo de juego muy golpeados, ya que ganaban por 6 puntos cuando faltaban menos de dos minutos para cerrar la historia... Se les escurrió el anillo entre los dedos.

"Estamos vivos", gritaba Curry al salir del campo de los Raptors. Y sin duda que lo están, porque siguen dando pelea al límite físico y anímico. Golden State Warriors, más allá de las críticas de aquellos que lo acusan de romper la competencia por acumular estrellas, demostró una vez más que es un gran equipo, que tiene coraje y corazón de león.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.