Condenan al exboxeador Carlos Baldomir a 18 años de prisión por abusar sexualmente de su hija

Desafiante. Carlos Baldomir ingresó la semana pasada en la sala de audiencia con gestos amenazantes contra los periodistas, actitud que generó el rechazo de la Asociación de Prensa de Santa Fe
Desafiante. Carlos Baldomir ingresó la semana pasada en la sala de audiencia con gestos amenazantes contra los periodistas, actitud que generó el rechazo de la Asociación de Prensa de Santa Fe
José E. Bordón
(0)
31 de julio de 2019  • 10:35

SANTA FE.- El excampeón mundial de boxeo de la categoría welter, Carlos "Tata" Baldomir (48 años) fue condenado hoy a 18 años de prisión, por la autoría de los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado, en perjuicio de una de sus hijas cuando tenía entre 8 y 9 años. En ambos casos, las agravantes son por ser el imputado ascendiente de la víctima; por la convivencia preexistente con la niña; y por tratarse de una menor de 18 años. Los tres delitos fueron atribuidos en concurso real entre sí.

La resolución, que se conoció esta mañana, fue adoptada por el tribunal pluripersonal que tuvo a su cargo el debate del juicio oral y públlico, integrado por los jueces Susana Luna (presidente), Rodolfo Mingarini y Pablo Busaniche.

Los fiscales que representaron al Ministerio Público de la Acusación (MPA) fueron Alejandra Del Río Ayala y Federico Grimberg, quienes habían solicitado una pena de 20 años de prisión para el acusado. La fiscal también le atribuyó a Baldomir la autoría del delito de promoción a la corrupción de menores. La defensa, a cargo del abogado particular Martín Durando, anticipó que apelará el fallo.

El juicio se inició el viernes 25 y durante las audiencias declararon 19 testigos que aportaron los fiscales como la defensa. "Se investigaron abusos cometidos en perjuicio de la propia hija del acusado. Los ilícitos comenzaron cuando la víctima estaba en edad escolar y se reiteraron en múltiples oportunidades", precisó la fiscal Del Río Ayala. Añadió que "algunas de las agresiones sexuales fueron perpetradas en el domicilio familiar que compartían la víctima y el acusado, y en el que también vivían los hermanos de la niña y la madre, que era pareja de Baldomir".

Por su parte, el fiscal Grimberg manifestó que "Baldomir también abusó de su hija cuando se trasladaba en automóvil con ella. Le pedía que se sentara en el asiento del acompañante y la obligaba a tener conductas de índole sexual". En este sentido, el funcionario del MPA agregó que "estas agresiones también ocurrieron en reiteradas ocasiones".

"Los abusos no sólo fueron cometidos en la ciudad de Santa Fe, sino también en una vivienda de la ciudad de Junín (provincia de Buenos Aires) donde residía temporalmente el acusado y en ocasiones en que la víctima concurrió a visitarlo", indicó Del Río Ayala.

Al respecto, añadió que "puntualmente en los veranos de 2012 y 2013, durante el transcurso de estas visitas, el boxeador aprovechaba los momentos en los que compartía la cama con la niña o cuando el resto de la familia estaba durmiendo para perpetrar las agresiones sexuales. También fue acusado de abusar de su hija en febrero de 2014, en una ocasión en la que junto a otros familiares concurrieron a una cena en un comedor de la localidad de Sauce Viejo", explicó el funcionario del MPA.

"Cuando regresaban en automóvil luego de cenar y mientras conducía el hijo del acusado, Baldomir se ubicó en el asiento trasero junto a la niña y cometió los ilícitos", aseguró. Desde el 2016, cuando fue apresado, Baldomir cumplió la prisión preventiva en la Unidad Carcelaria N° 2 de Las Flores, barrio del norte de esta capital.

EL OCASO DEL CAMPEÓN

Tras una larga carrera casi en el anonimato a pesar de triunfos importantes y mantenerse siete años invicto, Baldomir escribió una de las mejores páginas del boxeo argentino al dar la sorpresa en el mítico Madison Square Garden de Nueva York, en donde venció el 7 de enero de 2006 por puntos en fallo unánime al estadounidense Zab Judah, a quien consideraban muchos como el mejor boxeador del momento. Judah era campeón mundial welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), la Asociación (AMB) y la Federación Internacional (FIB), pero a Baldomir sólo lo reconoció la primera de las organizaciones, ya que no había abonado la tasa de las otras dos.

Baldomir volvió a sorprender en su primera defensa ante el canadiense Arturo Gatti, a quien venció el 22 del mismo año por nocaut en el noveno round. El santafesino fue considerado como "boxeador del año" en el Salón de la Fama pese a que el 4 de noviembre resignara su corona frente el célebre Floyd Mayweather Junior.

DETRÁS DE LA ESCENA

Hoy, aquel vendedor de plumeros, el de los rasgos "monzonianos", como lo definieron periodistas porteños, tan sabalero (simpatizante de Colón) como aquel y que llegó a ser campeón del mundo al igual que su ídolo, está detenido desde hace casi dos años en la Unidad Penal Nº 2-Las Flores, al norte del municipio capitalino. "Sé que es un momento muy difícil, me lo confirmó el abogado. Pero soy fuerte, tengo toda la fuerza espiritual y mental porque soy inocente. Vamos a pelear por todo lo que tenemos y hacer caer lo que ellos dicen. No hay justificación para que esté detenido", le comentó a LA NACION, en una comunicación telefónica, desde la unidad penitenciaria, como se publicó el 19 de octubre del año pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.