Debut polémico: Pablo Migliore ingresa en el boxeo sin licencia oficial

Migliore siempre quiso se boxeador; intentó conseguir la licencia FAB, pero no cumplia los requisitos, por lo que boxeará bajo la órbita de una asociación de dudosa reputación
Migliore siempre quiso se boxeador; intentó conseguir la licencia FAB, pero no cumplia los requisitos, por lo que boxeará bajo la órbita de una asociación de dudosa reputación Crédito: Instagram Pablo Migliore
Andrés Vázquez
(0)
6 de marzo de 2019  • 12:28

La idea es darle rienda suelta a un postergado sueño y despuntar los berretines de boxeador que siempre habitaron en él. Alejado momentáneamente del fútbol, Pablo Migliore llevará su pasión por los guantes a los cuadriláteros. El próximo sábado 9 de marzo, en la Sociedad de Fomento Don Bosco de Ramos Mejía, realizará su debut como boxeador profesional ante el cordobés Diego Martin Merlo, en categoría pesado (+91 kilos).

Claro que no lo hará bajo las normas de la Federación Argentina de Box, sino que su combate será fiscalizado por World Pugilism Commission (WPC), una entidad paralela y de cuestionada reputación.

A los 37 años, el ex arquero de Boca, Huracán, Racing y San Lorenzo, entre otro clubes, no ve en su edad un impedimento para trazarse un nuevo objetivo deportivo: llegar a codearse con los mejores boxeadores del país. Está totalmente convencido que lo único que lo motiva es la pasión por el boxeo y la necesidad de cumplir un gran anhelo. "Necesitaba algo que dependiera exclusivamente de mí y creo que en el fondo, muy en secreto, siempre quise pelear. Estoy contento y ansioso porque falta poquito para que comience esta aventura. Tengo un equipo que me apoya, con un entrenador, un promotor y nutricionistas, y además están mi familia y mis amigos. Hoy me siento más seguro y acompañado que cuando era jugador de fútbol", cuenta ante el llamado de LA NACION.

La relación del Pablo Migliore con el boxeo viene desde la adolescencia, pero el crecimiento de la carrera futbolística obligó a tomarlo como un hobby. A pesar de los años y las circunstancias la pasión permaneció intacta. De hecho, una de las primeras inversiones que hizo con su sueldo de jugador profesional fue abrir un gimnasio para la práctica en los ratos libres."Yo tuve un gimnasio de boxeo durante siete años y siempre fue para mí un muy buen deporte, que me ayudaba a complementarme con lo que yo hacía con el fútbol. Siempre tuve claro que si no funcionaba uno me dedicaba al otro", expresa Migliore.

Desde hace seis meses, el Loco Migliore se entrena en doble turno bajo las órdenes de su amigo Facundo "el Asesino" Simal, un boxeador profesional que supo integrar la franquicia de Los Cóndores, en la WSB de AIBA. "La verdad es que está bárbaro, tiene un lomo espectacular y se tomó con mucha responsabilidad el nuevo desafío. Tiene muy buenas condiciones y si se lo propone pronto será campeón", comenta entusiasmado Simal. El ex arquero, que obtuvo su licencia para pelear a través de la polémica World Pugilism Commission, se presentará ante Diego Merlo, un cordobés de 32 años que tiene un discreto récord de 15 victorias (14 nocauts) y siete derrotas. La última pelea que se le registra en el sitio de estadistas boxísticas www.boxrec.com la realizó en abril de 2017.

Más allá de lo atractivo que puede resultar como noticia el desembarco de Pablo Migliore en el pugilismo profesional, su (supuesto) primer combate oficial está viciado de irregularidades administrativas y reglamentarias. ¿Por qué? El mismo no será fiscalizado por la Federación Argentina de Box, que es el único ente autorizado para regir la actividad pugilística en el país. Y, además, tanto el ex arquero como su rival, no poseen la licencia profesional emitida por la casa madre del boxeo nacional y no están habilitados para pelear de manera oficial.

"Esperemos que las autoridades de la FAB revean la decisión y lo dejen pelear por algún título oficial. Es una pena que no quieran que el boxeo argentino crezca. Pablo está físicamente mejor que muchos de los que tienen licencia y son campeones argentinos. A pesar de la edad no está golpeado. Y en boxeo lo que te limita son los golpes. Estas medidas arbitrarias atrasan cien años y atentan contra el show y el deporte", comenta enojado Simal, que confía en que pronto la situación cambie y su amigo pueda pelear por los títulos argentino mediopesado o pesado, a través de una excepción de la FAB.

Desde la Federación Argentina de Box confirmaron el pedido formal de licencia que hizo el futbolista y explicaron las razones por las que le fue denegado. "Lamentablemente Migliore no cumple con el artículo 18, inciso 1 del reglamento argentino de boxeo. En el mismo está expresado que todos los boxeadores deben contar con no menos de 40 combates como aficionado y un mínimo de 32 años para gestionar la licencia profesional", argumentó a LA NACION Roberto Rilo, Presidente de la comisión de boxeo profesional de la FAB y responsable del otorgamiento de licencias.

"Nadie duda de las condiciones físicas de Migliore y de lo bien que le puede hacer al boxeo su llegada, pero si no cumple con el reglamento nosotros no podemos hacer excepciones. El boxeo es un deporte riesgoso, que requiere de reglas y condiciones para practicarlo. En estas condiciones, al negocio que lo hagan otros", refuerza Rilo.

Ver esta publicación en Instagram

Este 9 de marzo en la @sfv_don_bosco Los espero a todos !! ????

Una publicación compartida de Pablo (@__migliore_) el

La figura de Migliore, en los últimos años, estuvo ligada más a causas judiciales y declaraciones polémicas que a hechos netamente futbolísticos. Después de estar 50 días preso en 2013, acusado de encubrimiento de un homicidio, la carrera del arquero perdió nivel y notoriedad. Tras un breve paso por Croacia y dos temporadas en Peñarol de Montevideo, recaló en el ascenso argentino, donde defendió la camiseta de Almirante Brown, en 2016, y Barracas Central, en 2017.

Luego se fue a Uruguay para atajar en Atenas de San Carlos pero no logró adaptarse y abandonó la institución. A mitad de año, se renovaron sus ilusiones con la apertura del mercado de pases pero cuando tenía todo cerrado con Sacachispas, diferencias con el DT Gustavo Cisneros lo hicieron cambiar de opinión y volcarse definitivamente al boxeo.

Lo que empezó como un hobby en la adolescencia rebelde, lentamente fue creciendo como en una verdadera pasión a la par de su carrera como futbolista. Hoy, con 37 años y el fútbol suspendido en su alma de inquieto deportista, Pablo Migliore sentirá en carne propia la adrenalina de subirse a un ring y darle rienda suelta al postergado sueño de ser un boxeador profesional.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.