El show de Tyson Fury en Las Vegas: victoria por KO, música para su esposa y el reto a Deontay Wilder

Tyson Fury, a todo show en Las Vegas
Tyson Fury, a todo show en Las Vegas Fuente: Reuters
(0)
17 de junio de 2019  • 19:00

LAS VEGAS (AFP).- Campeón y showman, el invicto pesado británico Tyson Fury superó al alemán Tom Schwarz con una victoria por nocaut técnico en el segundo round en Las Vegas.

Fury abrumó a Schwarz con una deslumbrante exhibición antes de vencerlo en el MGM Grand Garden Arena. El británico de 30 años estableció su dominio desde temprano, sometiendo a Schwarz a varios de golpes de izquierda rígidos en la primera ronda, que enrojecieron la cara del luchador alemán. "La clave de esta noche era divertirme", dijo Fury después.

"Vine aquí para divertirme y dar un espectáculo para Las Vegas y espero que todos lo hayan disfrutado tanto como yo", agregó Fury, quien había entrado al ring con un disfraz con una bata estampada con estrellas y rayas al estilo de Apollo Creed en Rocky IV, con la canción de James Brown ("Living in America").

Tyson Fury, conocido como el 'Gipsy King' (Rey Gitano) decidió jugar fuerte en lo que era su segundo combate en los Estados Unidos y el primero en un lugar que demanda entretenimiento al máximo como Las Vegas. El inglés decidió vestirse a la usanza de Creed en su camino hacia el cuatrilátero. Pero su show continuó después de imponerse por la vía rápida...

Un clásico: su canción tras otro KO

Después de ganar por KO, Fury tomó el micrófono y le dedicó la victoria a Paris, su esposa, a la que le cantó a capella la canción "I Don't Want To Miss A Thing" (No quiero perderme nada", de Aerosmith.

Vale recordar que no es la primera vez que Fury exhibe sus dotes como cantante. Ya lo había hecho cuando se convirtió en campeón del mundo a expensas de Vladimir Klitschko, en una pelea que era la gran oportunidad que esperaba y la aprovechó con una victoria que asombró.

Pero en 2016 hubo otra sorpresa: dio positivo de cocaína, perdió la licencia como boxeador y anunció su retiro del boxeo. De inmediato, no dudó en expresar: "Bebo como un cerdo y consumo cocaína para quitarme todos los demonios de encima. Estoy harto de la vida. Espero que alguien me mate antes de que yo mismo lo haga".

Sin embargo, Fury cumplió la sanción y comenzó su camino de regreso a la actividad. Después de un par de peleas menores en 2018, se enfrentó con el campeón del Consejo, Deontay Wilder, en una pelea que terminó con un polémico fallo sin decisión,

El beso entre Tyson Fury y su esposa Paris, a la que le dedicó una canción de Aerosmith
El beso entre Tyson Fury y su esposa Paris, a la que le dedicó una canción de Aerosmith Fuente: AFP

Tras aplastar a Schwarz, Fury no dudó en señalar las ganas que tiene por enfrentar de nuevo a Deontay Wilder, un desquite que empieza a convertirse en un combate muy esperado entre dos invictos, y que podría realizarse a principios de 2020, de acuerdo con lo señalado por el promotor Bob Arum. Se prevé que este combate podría superar el récord de ventas del circuito PPV (Pay Per View) de la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao, con ingresos por unos 400 millones de dólares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.