Lucas Matthysse, frente a una oportunidad trascendente y favorable

Matthisse y Kiram posan con el cinturón en juego; detrás, un invitado de lujo en el pesaje: Bernard Hopkins, excampeón mundial mediano
Matthisse y Kiram posan con el cinturón en juego; detrás, un invitado de lujo en el pesaje: Bernard Hopkins, excampeón mundial mediano Crédito: Golden Boy Promotions
Osvaldo Príncipi
(0)
27 de enero de 2018  

El chubutense Lucas Matthysse, ex campeón mundial interino de los welters juniors del CMB, afrontará en la noche del sábado la última gran chance en su carrera de 14 años de profesionalismo, cuando se enfrente con el tailandés Tewa Kiram, invicto y primero en el ranking. Estará en juego el campeonato mundial de los welters de la AMB, vacante por el receso obligatorio del “supercampeón” estadounidense Keith Thurman, lesionado en los codos desde hace más de un año.

La pelea, de 12 rounds y televisada por Space, será esta medianoche de Buenos Aires en el legendario estadio Forum de Inglewood, de las afueras de Los Ángeles, un recinto célebre que consagró a los mejores campeones latinos de la década del 70, entre ellos Alexis Arguello, Rubén Olivares, Guadalupe Pintor, José Mantequilla Nápoles y muchos más. En cuanto a los argentinos, el tucumano Pedro Décima se consagró campeón mundial en 1990 y el cordobés Santos “Falucho” Laciar perdió su última chance internacional frente a Gilberto Román, en 1989.

La pelea es inquietante. Kiram, de 25 años, ganó sus 38 combates (28 KO), todos en su país. Visitará por primera vez California, fortalecido por los históricos éxitos de sus compatriotas en esa región de Estados Unidos. Es un púgil de ataque. Y sus posibilidades dependerán de cuánto poder mantiene su pegada en el primer nivel competitivo, una experiencia de la que carece. Su capacidad de absorción a los golpes de Lucas es el gran acertijo de este combate.

Matthysse es el favorito. Sin embargo, las dudas anímicas que evidenció en su traspié a manos del ucraniano Viktor Postol en 2015 dan vida –aún– a viejos fantasmas. Es el único condicionante a su postura ganadora.

A los 35 años, con 38 victorias (35 KO), 4 derrotas y un match sin decisión, el patagónico deberá imponer su inmensa jerarquía internacional, con destacadas victorias sobre Lamont Peterson, Ruslan Provodnikov, John Molina y Emmanuel Taylor que lo sitúan como el púgil más atractivo de esta reunión. Debe tener seguridad en sí mismo y tomar un rol protagónico –prudente– desde el comienzo. Su inactividad es una sombra sospechosa por tener en cuenta: apenas dos peleas en 27 meses. Pero Matthysse tiene todo en favor como para colocar su nombre en lo más alto de un estadio mítico y lleno de hazañas.

La reunión contará con otro cotejo atractivo. El bonaerense Marcelino López, quién ya combatió en Norteamérica, en 2017, se presentará en uno de los combates complementarios, dirimiendo con el colombiano Breidis Prescott, en peso welter junior. Lopez, de 31 años, noqueó al mexicano Pablo Cano, en su última actuación. Ganó 33 cotejos ( 18 por KO), perdió 2 y empató 1 . A su vez, Prescott, opone un historial de 30 éxitos y 11 reveses. Es ganador por KO del excampeón mundial Amir Khan.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.