Pacquiao-Broner: el bueno, el malo y el feo

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
Manny Pacquiao, dueño del cinturón mundial welter
Manny Pacquiao, dueño del cinturón mundial welter Fuente: AFP
(0)
22 de noviembre de 2018  • 23:59

El bueno, el malo y el feo. Cual si fuese la reedición del célebre "spaghetti western" que inmortalizó el director italiano Sergio Leone, el primer gran combate de boxeo de 2019 parece emerger del guión de ese inolvidable film, que combinaba las ilusiones, la codicia y la traición.

"El bueno" es Manny Pacquiao, próximo a cumplir 40 años y defensor del campeonato mundial welter (AMB), que meses atrás le birló al chubutense Lucas Matthysse. Cotizó otra vez su imagen, que parecía extinguirse tras un par de reveses. El séxtuple campeón mundial filipino no capta enemigos en este oficio y cada uno de sus combates despierta una sensación muy especial.

"El feo" es su oponente. El estadounidense Adrian Broner, excuádruple campeón mundial, considerado como el púgil más resistido y odiado por el público. Sobre todo por su gente de raza negra. No obstante, su talento le permitió perdurar en el primer plano. Su mala conducta y prontuario policial condicionaron sus pasos. Y llegar en libertad a enero, será también, uno de sus objetivos.

"El malo", en esta ocasión, será quien proteja sus intereses, el promotor Al Haymon, el capitalista más influyente del ambiente, quién cobijó a Broner desde joven, con la misión de convertirlo en un nuevo Floyd Mayweather, pero su obra quedó inconclusa. Y el gran culpable fue un argentino: Marcos "Chino" Maidana.

La gran competencia que los distintos sistemas de difusión tendrán este año (canales de TV abierta y cable, PPV, streaming, Facebook e Instagram) obligaron a los ejecutivos a confeccionar carteleras rimbombantes, anticipándolas –ya– como jamás se hizo en la historia.

Y este combate, a efectuarse el 19 de enero próximo en Las Vegas, abrió el juego. Lo emitirá Fox Action y el Casino MGM cotizó el ringside en 1500 dólares, como en los viejos tiempos.

¿Por qué Haymon no le da crédito a Pacquiao para subsistir con cierta tranquilidad, en su rol de campeón y, tras contratarlo por primera vez, lo coloca en un match que no le brinda postura de favorito? ¿Por qué lo arriesga así?

Tras perder con Mayweather en una tarea pobrísima, el 2 de mayo de 2015, la industria de Las Vegas "fusiló" al filipino. Y para volver a la cima tendrá que cruzar, allí, una barrera tan difícil como irregular: Broner.

Las recientes declaraciones del presidente filipino Rodrigo Duterte, de 73 años, sobre su deseo de que Pacquiao, actual senador nacional, presidiera su tierra algún día, calmaron la apetencia política del boxeador asiático, de 60 victorias (39 KO) y 7 reveses.

Sin embargo, se cuestiona a Haymon –cuya figura se asemeja a la de un fantasma con el que muy pocos pueden hablar– por premiar a un díscolo impresentable como Broner, ofreciéndole la cabeza, vieja y cansada, de una figura ejemplar como Manny Pacquiao.

A Broner, "el feo", no le importa nada. Archivó causas judiciales por distintos tipos de abusos en los últimos tres años y está en carrera. Con 29 años y 33 victorias (24 KO), 3 reveses y un empate, buscará –otra vez– volver a lucir el cinturón del campeón. Como en otros tiempos, tras ganar cuatro coronas en pesos diferentes (desde 58.900 kg a 66.678 kg) entre 2011 y 2016.

A ninguna leyenda del ring, tal el caso de Pacquiao, se le ofreció tan poco para resistir, en el último tiempo de liderazgo, como en esta oportunidad. Y Broner lo sabe muy bien. Ley de juego de la pillería de este oficio, también llamado arte.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.