¿Se acuerdan de Jesús Cuellar?

Jesús Cuellar en Nueva York, ante Jonathan Oquendo
Jesús Cuellar en Nueva York, ante Jonathan Oquendo Fuente: AFP
Osvaldo Príncipi
(0)
7 de marzo de 2019  • 09:51

Las noticias triunfalistas que esparció el boxeo en los últimos días potenció a este interrogante que se convertirá en el titular más importante del pugilismo nacional en este fin de semana: ¿Se acuerdan de Jesús Cuellar ?

Habrá que hacer un poco de memoria para valorar lo mucho y bueno que logró entre 2013 y 2016. Más allá del título mundial pluma (AMB) que ostentó y retuvo en los tiempos de oro del santafecino Marcos "Chino" Maidana y Sergio "Maravilla" Martinez , volverá a escena en un momento óptimo para este deporte; jadeante –aún– por la retención mundialista de Brian Castaño en un alto nivel. Casi olvidado.

Paradójico y casual. Cuellar, a los 33 años, prepara su relanzamiento de campaña en el mismo período en el que Maidana tantea saber si podrá regresar al cuadrilátero o no. Cuellar fue soporte de las veladas previas de los grandes combates del "Chino" en Las Vegas, y estos episodios ensombrecieron sus retenciones sobre los ex campeones Rico Ramos, Juan Manuel López o Vick Darchinyan . Logros que merecieron mayores elogios.

Cuellar peleará éste sábado, en Carson, California, con el "obrero" colombiano Carlos Padilla, perdedor de sus últimas cuatro peleas en modo categórico y con un resabio de haber disputado un mundial interino en 2015. Pese a todo volverá a tutearse con una velada internacional en la que el estadounidense Shawn Porter expondrá el cetro welter (CMB) ante el cubano Yordenis Ugas, con transmisión de Fox 2, a partir de las 23. La empresa Premier Boxing Champions y el promotor Tom Brown le dieron un guiño. Equivalente a un crédito decisivo.

Retó sin temor alguno a Gervonta Davis, uno de los mejores campeones de la actualidad, en su última pelea, el 21 de abril pasado. Y le fue muy mal. Perdió en tres rounds. Quiso recuperar el terreno perdido que había implicado no retener su corona ante el mexicano Abner Mares, en 2016, y no hubo respuestas.

Cuellar ordenó su mente. La vida y el boxeo le dieron golpes duros e inesperados. Descansó y volvió al Oeste norteamericano. Su récord de 28 victorias (21 KO) y tres reveses, aún impone respeto. Se preparó con el entrenador Mario Contreras, ex colaborador del experimentado Robert García, en Oxnard, y compartió espacios con el admirable ucraniano Vasyl Lomachenko.

¿Qué puede dar todavía Cuellar y qué se le puede exigir? Volverá al ring en 61 kilos de peso liviano y debe encuadrarse en 58.900 kilos, pensando en el futuro. Su estilo se caracterizó por el sacrificio, el empuje, ser continuo y astuto con su guardia zurda para sacar ventajas. Necesitará bastante exposición y competencias accesibles para recuperar posiciones en los rankings e interés en el público. Fue allá por 2013 quien frustró el debut de Mike Tyson, en su rol de promotor, cuando batió a su representado Claudio Marrero, alzándose con el interinato pluma (AMB).

Muchas cosas quedaron atrás. Su juventud, el barrio bravo de Santa Paula, en las afueras de José C. Paz, y sus contratos con cheques interesantes en sus tiempos de campeón. Agotó muchas chances pero se encendieron otras. Entre ellas, la ilusión un fogonazo difícil de apagar en un peleador al que todavía le queda intacta la voluntad para su próxima pelea. Y tiene derecho a efectuarla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.