Cuba y EE.UU., una historia de amor y desamor que se trasladó al béisbol

Fuente: Reuters
(0)
22 de marzo de 2016  • 10:35

Por Isaac Risco (dpa)

LA HABANA.- La gran pasión que sienten Estados Unidos y Cuba por el béisbol alguna vez también fue motivo de disputa entre los dos viejos enemigos ideológicos en las últimas décadas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, espera ahora usar ese amor conjunto para tender puentes entre ambos países durante su visita histórica a la isla.

El equipo de las Grandes Ligas estadounidenses Tampa Bay Rays, de Florida, jugará hoy un partido amistoso con la selección nacional cubana en el Estadio Latinoamericano de La Habana, enmarcado en el deshielo entre ambos países y el viaje de Obama. Muchos hablan de una "diplomacia del béisbol".

Cuba es, contra su voluntad, una gran cantera de talentos para las Grandes Ligas estadounidenses. Muchos peloteros huyen desde hace años de la isla socialista para intentar forjarse un futuro en el país norteamericano, donde pueden ganar millones como profesionales.

El joven Yoan Moncada recibió por ejemplo el año pasado de los Boston Red Sox un bonus de 31,5 millones de dólares por el fichaje, un récord para un jugador internacional amateur.

Cuba desterró el profesionalismo pocos años después del triunfo de la revolución de 1959 y fomenta desde entonces con mucho éxito el deporte amateur. Los deportistas cubanos suelen arrasar en Juegos Olímpicos y Panamericanos en comparación con otros países de América Latina.

Pero la "pelota", como llaman los cubanos a secas a su deporte nacional, padece en los últimos años cada vez más la sangría de talentos. Además de boxeadores o jugadores de hockey, son sobre todo beisbolistas los que desertan durante viajes al extranjero con delegaciones oficiales cubanas.

Algunos observadores esperan por eso que el partido de mañana en el "Latino" dé un nuevo impulso a las relaciones bilaterales también con acuerdos para frenar el éxodo de jugadores.

"Estamos hablando de normalización (de relaciones). No hay un terreno probablemente más atractivo para la normalización que el béisbol, que la pelota, que se juega en Cuba y en Estados Unidos", dijo a dpa el analista cubano Carlos Alzugaray.

Alzugaray, que fue mucho tiempo diplomático del Gobierno cubano, cree incluso que Washington y La Habana ya tienen muy avanzado un acuerdo sobre posibles contratos para que beisbolistas cubanos puedan firmar legalmente por equipos de Grandes Ligas, es decir, sin tener que abandonar la legalidad cubana.

"Yo creo que de hecho al acuerdo probablemente ya se llegó. O por lo menos se está muy cerca de él", consideró. Una posible señal es "el hecho de que Estados Unidos autorice que ciudadanos cubanos sean contratados por compañías norteamericanas y reciban su dinero y puedan traerlo a Cuba", argumentó.

En el marco del deshielo, la administración Obama anunció hace unos días que relajaría restricciones para que cubanos no residentes en Estados Unidos puedan trabajar en el país norteamericano. El embargo que Washington impone a la isla desde los años 60 impedía hasta ahora esas actividades, entre varios otros intercambios.

"El bloqueo (embargo) queremos que sea eliminado para que sea justo, equitativo y racional todo lo que estamos haciendo de buena voluntad y buena fe por el béisbol y nuestros jugadores", pidió hoy Heriberto Suárez, director nacional de béisbol de Cuba, en una rueda de prensa previa al partido de mañana.

"La idea es que nuestros jugadores puedan ir a Estados Unidos en igualdad de condiciones y de derechos como lo hacen otros ciudadanos de cualquier país" (Heriberto Suárez, director de béisbol de Cuba)

El analista Alzugaray cree que el posible acuerdo sería entre la Major League Baseball estadounidense (MLB) y la Federación de Béisbol de Cuba para regular la contratación de peloteros de la isla, haciendo partícipe al Estado cubano.

Un acuerdo en ese sentido podría deparar buenos ingresos a las cajas estatales, aunque también implicaría la difícil concesión de que Cuba apruebe oficialmente que sus jugadores amateur empiecen a ganar cifras que pueden ser astrómicas. Un gran cambio de paradigma.

El astro Yasiel Puig, de Los Angeles Dodgers, y el base de los Chicago White Sox José Abreu son dos muestras del éxito que pueden alcanzar los cubanos en Estados Unidos.

Por lo pronto, la pelota estará mañana en campo cubano, con Obama como espectador de lujo en el "Latino".

jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.