Edgardo Bauza: "Yo me río cuando me dicen que San Lorenzo es defensivo"

Un mano a mano con el entrenador del equipo que sigue dos puntos detrás de Boca y al acecho de un nuevo título; "En esta última etapa, lo más importante es la cabeza", destaca
Andrés Prestileo
(0)
26 de septiembre de 2015  

Un recorrido largo en años, kilómetros y experiencias convirtió a Edgardo Bauza en algo parecido a un trotamundos al que difícilmente algún ámbito en particular haga sentirse ajeno. La vida de concentraciones en hoteles cinco estrellas, naturalizada en el profesionalismo del fútbol actual, por ejemplo. "A esta altura, ni me preocupa. Yo también viví la otra. Cuando empecé a concentrarme era otra historia. Con Independiente (donde jugó en los 80) nos concentrábamos frente a la estación Constitución, en el Palace. ¿Sabés lo que era eso? Por un lado, esto es mejor: el jugador está cómodo, tiene una habitación y una cama para descansar bien. En mi época había que cambiar las camas, tirar los colchones al piso? Desde lo económico, esto es más erogación para el club, pero está acorde con la evolución que tuvo el fútbol. Si algo me enseñó esta profesión es a convivir con ambas cosas. Yo nací en una familia de clase media baja, mis viejos laburaron toda su vida. Compraron una casa con un crédito hipotecario a 30 años. Siempre me transmitieron un deseo de superación permanente. Y con el tiempo me acostumbré a estas cosas. Así que esto no me causa ni me cambia nada. Sólo me interesa que el jugador descanse bien", explica, sentado en uno de los salones del lujoso alojamiento del plantel de San Lorenzo, en San Telmo. El Patón había aparecido unos minutos antes con toda puntualidad, manos en los bolsillos y una sonrisa tranquila que, según se sincera, esconde la tensión propia de los momentos en que hay mucho en juego.

-¿San Lorenzo ya es una referencia sentimental para usted?

-Hay un compromiso. El primer compromiso, más que con el club, fue con el plantel y los dirigentes. Fue recíproco, para buscar la mejor propuesta para un plantel excelente. Se fue transformando en un equipo para jugar en donde sea. Costó mucho. Una idea tiene un origen en el discurso y una recepción. Pero si no hay resultados queda inconclusa. El trabajo nos hizo crecer.

-Es su famosa idea del equilibrio o la solidez. ¿Qué son equilibrio y solidez?

-Una cosa es el equilibrio y otra, la solidez. Un equipo puede ser sólido y sin equilibrio porque se dedica a defenderse. Hubo muchos así en la historia. Pero atacan mal, o no atacan. El equilibrio es eso: defender y atacar con las mismas posibilidades. O con las posibilidades que un plantel da. Yo tengo que tener en cuenta otras cuestiones, como el promedio de edad de este plantel. Eso es determinante para elegir una táctica. Yo no puedo someter a Yepes, con 39 años, a que juegue con 50 metros en la espalda. O a Mercier y Ortigoza a que presionen constantemente.

-¿Pero no se puede caer en no ser ni una cosa ni la otra?

-Sí, claro. Toda idea puede interrumpirse, cortarse. Si no hubiesen llegado resultados no estaríamos hablando acá. Habría tenido que irme.

-¿Y San Lorenzo es equilibrado, o la otra cosa?

-Es un equipo equilibrado, que sabe a qué juega y lo que quiere, y sabe de sus limitaciones. Nosotros no tenemos el desequilibrio individual de Boca, con Tevez, o de River, con Mora o Alario. Tenemos limitaciones, pero somos peligrosos para el rival.

-Con Boca y Huracán fueron superados.

-Boca nos asfixió en el primer tiempo; ganamos por un error, pero fue muy difícil. Con Huracán tuvimos 15 minutos malos pero era un partido de 0 a 0.

-Ahora sumaron lesiones. ¿Cómo se lidia con eso?

-Es normal, por la acumulación de partidos. Pero esos problemas les van a aparecer a los demás también, vas a ver. Estamos en las mismas condiciones en que empezamos el torneo. De la cabeza, muy bien. Sabiendo lo que tenemos que hacer. En esta última etapa, donde se juegan todas finales, lo más importante es la cabeza. A los jugadores les pido que no escuchen, no lean. Focalizar la energía en los partidos. Es un plantel ganador, que no se conforma con nada y siempre quiere más. Eso me avisa que somos un equipo complicado.

-¿Y alcanza con ser complicado?

-No. Si no tenés buenos jugadores, no. Pero es muy importante. Eso nos mantuvo hasta ahora en esta posición. Cuando las cosas individualmente no aparecían, el equipo fue lo que salió a flote. Quedan 15 puntos en juego; un punto puede ser el campeonato. Los cuatro que estamos peleando tenemos todos partidos difíciles.

-¿Cuatro?

-A Racing yo no lo dejaría afuera. Todo puede pasar. Por eso tenemos que seguir convencidos de lo que hacemos. Eso nos llevó hasta acá. Yo me río cuando me dicen que San Lorenzo es defensivo. Que digan lo que quieran. Yo elegí esta forma de jugar porque para mí es la mejor.

-¿Y no es defensivo San Lorenzo?

-No. Para mí, no. Pero es un equipo en el que sí tienen que defender los once, lo hacen. Y si tengo que hacer uno o dos cambios defensivos, los hago.

-¿Con cuánta nafta llegan al final?

-Yo dije que llegamos con la reserva. Es la realidad. Pero también dije que no nos vamos a entregar. No sé hasta dónde llegaremos, pero que vamos a dejar la vida, seguro. No veo a ninguno que gane los cinco partidos que quedan. Todos van a perder puntos.

-¿Con todos esos problemas se sigue teniendo fe?

-Sí... Estamos intactos de la cabeza, que es lo que más me interesa.

-Está Central en la pelea. ¿Le causa sentimientos encontrados?

-Y, seguro. Pero es una consecuencia de lo que hizo Central. Para mí es el equipo más equilibrado. Y tuvo refuerzos buenos. Va a ser durísimo.

-¿Es real la imagen actual de estabilidad de San Lorenzo como club, o sólo buen marketing?

-Cuando me llamaron de San Lorenzo sabía que estaban ordenándolo al club. Vine y empecé a ver todo, como hago siempre. Hablé con todo el mundo. Y le daría esta expresión: encontré un club que está en marcha. Acomodándose en todo. Haciendo muchas cosas. Me contaban que este club estuvo a punto de desaparecer, y hoy funciona todo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.