Panamericanos. El arte del Chino Simonet: pintura, muñecos cabezones y un handball de oro

El llanto tras la consagración panamericana; a Diego Simonet se le vinieron a la mente la racha de lesiones y todo lo que atravesó para llegar a estos Juegos
El llanto tras la consagración panamericana; a Diego Simonet se le vinieron a la mente la racha de lesiones y todo lo que atravesó para llegar a estos Juegos Crédito: Prensa Lima 2019
Gastón Saiz
(0)
6 de agosto de 2019  • 18:29

LIMA.- Diego Simonet cultiva un arte relacionado con los trayectos de la pelota de handball. Logra efectos y velocidades imposibles de contrarrestar; lanza bolas de fuego que reducen a cenizas las redes de los arcos contrarios. A los 29 años vive su madurez como jugador y hoy lo celebra con la clasificación para Tokio 2020. Fue el goleador (11 tantos) en la finalísima ante Chile (31-27) de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y resultó clave para que los Gladiadores se garanticen la participación en tres Juegos Olímpicos seguidos.

Pero el arte del Chino no se circunscribe a sus dibujos dentro de la cancha: con su novia Sol Dillon se inspira en el hobby de pintar al óleo, un escape frente a la exigencia de un deporte que en el post partido deja estropeados a los jugadores por los constantes roces y golpes. Lo cierto es que juntos crearon una página de Internet donde suben sus obras; varias de esas pinturas ya se mostraron en galerías de arte. Incluso algunas se destacan en restaurantes de Francia, su lugar en el mundo.

"Lo de la pintura es un hobby. Ahora, lamentablemente lo dejamos lado porque no hay espacio debido el nacimiento de mi hija Juana, que ya tiene 9 meses. Pero hemos hecho exposiciones y vendimos muchos cuadros", cuenta aquel descripto en su momento por el diario L'Equipe como el "Messi del handball", un apodo que siempre le pareció exagerado.

El tremendo poder de fuego de Simonet, en el primer enfrentamiento ante los chilenos en Lima 2019
El tremendo poder de fuego de Simonet, en el primer enfrentamiento ante los chilenos en Lima 2019 Crédito: Prensa Lima 2019

Su perfil artístico se manifiesta de otras maneras. El año pasado, junto con sus hermanos y compañeros de equipo Sebastián y Pablo, invirtió bastante dinero en una impresora 3D para el microemprendimiento de los Bobblehead, esos muñecos cabezones que son furor en Estados Unidos. La idea es tomarle las medidas a la persona para luego escanearlas en 3D. Más tarde se modifica la contextura en la computadora, se le agranda la cabeza, se la retoca un poco, se le pinta la camiseta a gusto y se imprime, para finalmente corporizar a esos muñecos de 12 o 18 centímetros, que se ponen a la venta. Siempre a la búsqueda de perfeccionarse, Simonet siguió cursos de diseño para darle forma a esas piezas únicas.

Los muñecos del Chino Simonet, una de sus creaciones
Los muñecos del Chino Simonet, una de sus creaciones Crédito: Prensa Lima 2019

Así como su rostro se achina cuando ríe con ganas, también llora de emoción. Rubricado el 31-27 con que la Argentina batió a Chile y consiguió el pasaje a Tokio, quedó en shock y su piel se enrojeció de repente. Fue la manifestación física de lo que su mente le disparó en un segundo: el recuerdo de la rotura de ligamentos de la rodilla derecha que lo sacó de los Juegos de Río 2016, la incertidumbre de volver a ser el handbolista que era y, cómo no, el registro de sus grandes momentos recientes. Como cuando se consagró con Montpellier en la Champions League ante Nantes, una conquista que en 2018 le valió el premio MVP al jugador más valioso. Lo bueno y lo malo condensados en ese minuto mágico, cuando se arrodilló y se llevó las manos a los ojos. Poco después, todos los Gladiadores se tiraron unos encima de otros y se transformaron en una masa humana de gloria, sudor y lágrimas.

El agradecimiento y el desahogo de Simonet, con el oro del handball ya en sus manos
El agradecimiento y el desahogo de Simonet, con el oro del handball ya en sus manos Crédito: Prensa Lima 2019

"Hice de todo después de los Juegos Olímpicos de Río para llegar, tras habérmelos perdido por el problema en la rodilla y la siguiente racha de lesiones. Tragué sangre, me la aguanté y trabajé para estar en mi mejor momento justo en este torneo y poder clasificarnos para Tokio", cuenta el jugador formado en la Sociedad Alemana de Villa Ballester. "Para el handball argentino, formar parte tres veces seguidas de los Juegos Olímpicos es muy, muy importante", asegura.

Vaya si cambió hábitos para esa cuenta regresiva rumbo a Lima 2019. "Como siempre tuve en mente estos Panamericanos, hice de todo. Me dije: 'Algo tengo que cambiar', entonces modifiqué la dieta, me rapé y me compré un anillo para dormir bien. Creo que ahora estoy muy bien físicamente". Para ese viraje drástico en la alimentación mucho influyeron los consejos del basquetbolista Facundo Campazzo, su amigo de un grupo de Whatsapp de deportistas que un día tiró todo de su heladera para seguir un correcto plan de nutrición. "No sé para que lo llamé, la puta madre. En Real Madrid le sirven mucho pescado y vitaminas, podríamos hablar horas de la Dieta Campazzo y los viejos hábitos que interrumpí", sonríe.

DIego Simonet, un triunfo que significa el regreso a los Juegos, después de haber estado ausente en Río 2016 por lesión
DIego Simonet, un triunfo que significa el regreso a los Juegos, después de haber estado ausente en Río 2016 por lesión Crédito: Prensa Lima 2019

En cada hito de su carrera, como éste de Lima 2019, nunca faltan Luis y Alicia, ex jugadores de handball y miembros del seleccionado nacional. Diego, el hermano del medio, confiesa acerca de sus padres: "Nunca me molestaron. Si jugué mal en un partido, igualmente siempre me dijeron que estuve bien. Jamás me corrigieron o me metieron presión por nada. Siempre van a todos los torneos para apoyarnos y que estén ahí en la tribuna es muy importante".

Jura que en Lima tuvo más ganas que nunca de moverse dentro de una cancha. Y eso que en algún momento, en aquellos días y noches de reposo obligado, llegó a pensar en abandonar el handball porque no lo disfrutaba. "Acá no me perdí ningún partido, los jugué todos a full y muchos minutos, algo que no hacía hace mucho tiempo. Y cuando terminó esta final ante Chile, todos dijimos: 'Ahora vamos a buscar el diploma olímpico a Tokio', así que nuestro objetivo en los Juegos será ése".

En Francia fue apodado "El Messi del handball"; pero le huye a ese elogio
En Francia fue apodado "El Messi del handball"; pero le huye a ese elogio Crédito: Prensa Lima 2019

¿Qué se puede esperar de la selección de handball en esta cita? Simonet saca una radiografía del plantel: "Algunos de nuestros jugadores son muy experimentados, como Gonzalo Carou, mi hermano Sebastián y Matías Schultz. Después nos tenés a nosotros, los de la camada '89 y '90, que estamos con un rodaje de partidos internacionales muy bueno y que bordeamos los 30 años, que para mí es la edad justa para un handbolista. Y los más chicos aportan ese potencial físico que, cuando estamos cansados los viejos, entran y nos ayudan".

En este contexto de grandes búsquedas deportivas, el handball no pierde igualmente su esencia de siempre, aquella cotidianidad de los clubes familieros de cada fin de semana. "Todos los que practican este deporte son apasionados, amigos. En Argentina, el handball es amateur y soñamos con que sea profesional. Los que actúan en nuestro país y los que nos vamos a jugar al exterior lo hacemos para luego dar lo mejor en la selección y toda nuestra vida pasa alrededor de los Gladiadores".

Crédito: Prensa Lima 2019

La pregunta es qué le falta a Simonet en materia deportiva. Llegó a lo más alto al nivel de clubes y despliega su talento para una selección argentina que, cada tanto, pega algún zarpazo frente a conjuntos europeos. Es una estrella. Pero con el ejemplo cercano de Lionel Messi, está claro que un solo jugador no provoca al éxito de un equipo. El propio Chino, más allá de sus fintas y habilidades imposibles, advierte: "Me ha pasado de equivocarme mil veces por creer que tenía que salvar las papas".

¿Pero Simonet está hecho como jugador, con todo lo logrado? "Creo que no se trata siempre de ganar títulos. Juego en el exterior también para ganar experiencia, ser mejor persona, conocer más gente y poder contar vivencias diferentes. Quiero ser mejor padre, mejor amigo, mejor hermano. Para mí es eso: seguir afuera para aprender". Sus ojos vuelven a iluminarse con el retrato de su hija: "Me hace dormir un poquito menos, pero bien. Te cambia la vida. Ahora te das cuenta cuáles son las cosas importantes. Así, este tipo de momentos de deportivos se disfrutan mucho más".

Los medallista de oro: Gladiadores orgullosos en la Videna por su conquista
Los medallista de oro: Gladiadores orgullosos en la Videna por su conquista Crédito: Prensa Lima 2019

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.