El Juego de James III. El bigote que se afeitó el Matador Kempes