El entrenador de Juventus negó que su juego sea el catenaccio

De cara al match ante Real Madrid por la Liga de Campeones, el técnco del conjunto italiano, Marcelo Lippi, se mostró confiado de conseguir un buen resultado
(0)
5 de mayo de 2003  • 15:58

MADRID.- Marcelo Lippi, entrenador de Juventus, rival de Real Madrid en las semifinales de la Liga de Campeones, comentó hoy que "no se puede llamar catenaccio " al fútbol que practica su equipo.

El catenaccio o cerrojo defensivo es el sistema táctico que generalmente utilizan los equipos italianos.

"Tenemos la cualidad de defender bien, algo que nos ha llevado a obtener grandes resultados. Pero cada partido se prepara más o menos defensivamente en función del rival. En este partido tenemos que defendernos de la habilidad del contrario y buscar el arco para convertir", afirmó el técnico italiano.

"Real Madrid es un equipo que no tiene ningún punto débil, ni siquiera su defensa". "Ningún entrenador delata el día antes de un partido los puntos débiles de su rival, pero trataremos de buscar alguno para ganar", agregó.

"Madrid es el favorito número uno, pero no tiene por qué vencer. La última vez que jugamos contra ellos fue en la final de la Liga de Campeones de 1998 en Amsterdam, en la que nosotros éramos favoritos, y no ganamos el partido", indicó.

"Todos somos admiradores del fútbol que practica Real Madrid, pero al mismo tiempo confiamos en nuestro esfuerzo, con gran honestidad y convicción, que nos llevó a hacerlo bien ante Deportivo y Barcelona", afirmó.

Sobre las ausencias de Montero, Davids y Tacchinardi, el entrenador turinés aseguró que "el equipo no cambiará la filosofía de su juego porque falten". "A lo largo de la temporada ya hemos tenido diversas ausencias entre lesionados y sancionados", añadió.

"La baja de Raúl por parte del Madrid es una ventaja, porque es un gran campeón, pero es una ventaja menor al contar nosotros con esas tres ausencias", comentó.

Fuente : EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.