El jóven Ponomariov es el nuevo campeón mundial de ajedrez

El ucraniano de 18 años obtuvo el título de la FIDE tras hacer tablas con su compatriota Vasili Ivanchuk
(0)
23 de enero de 2002  • 17:06

El gran maestro ucraniano Ruslán Ponomariov, se convirtió hoy, con 18 años, en el campeón mundial de ajedrez más joven de la historia tras hacer tablas en la séptima partida de la final con su compatriota Vasili Ivanchuk.

El nuevo campeón embolsó un premio de medio millón de dólares.

Ponomariov es también el primer ucraniano en coronarse campeón en los 53 años de historia de torneos oficiales por el título mundial de la FIDE, comenzados en 1948.

Ponomariov, un jóven muy delgado y tímido, culminó con su triunfo una carrera relámpago que se inició cuando aprendió a mover las piezas con 7 años, bastante tarde respecto a otros grandes maestros.

Junto a las cinco o seis horas diarias que dedica al ajedrez, el nuevo campeón distribuye sus jornadas entre la lectura y la música, con algunas partidas de cartas con sus amigos de vez en cuando.

Para Ponomariov, el modo más eficiente de restablecerse de una tensión mental acumulada ante el tablero es "ir a la piscina o relajarme en el banquillo de masaje".

Nacido el 11 de octubre de 1983 en la ciudad minera de Górlovka, en el este de Ucrania, actualmente vive en Kramatorsk, otra localidad de la misma cuenca hullera, de unos 200.000 habitantes.

Estudiante de segundo año de la facultad de Derecho del Instituto de Técnica y Administración de Kramatórsk, Ponomariov explicó que su elección de esta carrera se debe a que la profesión de ajedrecista y la de jurista "tienen algo en común".

"Ambas requieren extrema concentración, capacidad de analizar, además, persiguen el mismo objetivo final: llegar a la justicia ajedrecística o jurídica", argumentó.

Nacido en una familia de clase media, Ruslán aprendió a jugar al ajedrez con su padre, ingeniero de construcción.

Pero ni a su madre, maestra de escuela primaria, ni a su hermana Liudmila, de 11 años, les interesa en absoluto el juego-ciencia.

A diferencia de muchos otros, no tiene ídolos entre los grandes nombres del ajedrez, pero "como persona curiosa y de interés profesional, he estudiado minuciosamente la obra creativa de todos los campeones mundiales, como Wilhelm Steinitz", dijo.

La partida:

Blancas (Ponomariov) - Negras (Ivanchuk) ambos Ucrania1) e4 Cf62) e5 Cd53) d4 d64) Cf3 Cc65) c4 Sb66) e6 fx67) Cc3 g68) Ae3 Ag79) h4 0-010) h5 e511) d5 Cd412) Cxd4 exd413) Axd4 g514) Axg7 Rxg715) h6 + Rg816) Dd2 e517) Th5 g418) Dg5 + Dxg519) Txg5 + Rh820) Tg7 Tf621) Txc7 Txh622) b4 tablas

Fuente : EFE

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?