El SIC puede venir mal y no tener a sus referentes, pero el clásico con el CASI viene siendo fuente de alegría

La fiesta en La Catedral terminó siendo 100% zanjera.
La fiesta en La Catedral terminó siendo 100% zanjera. Fuente: FotoBAIRES
Agustín Monguillot
(0)
28 de julio de 2018  • 22:33

No importó que llevara tres derrotas. Tampoco, las bajas de sus mejores jugadores. Apoyado en el liderazgo de nuevos valores, el SIC quebró la lógica y se quedó con la 128ª versión del clásico de San Isidro. En un duelo a tono con la histórica rivalidad, el equipo zanjero derrotó al CASI por 16 a 10 en La Catedral. Fue el desquite perfecto para empezar a enderezar su irregular campaña en el Top 12 de la URBA.

Desde que empezó la temporada en Boulogne padecen ausencias de piezas clave en su estructura, por lesiones. Son los casos de Benjamín Madero, su goleador y símbolo; Francisco Piccinini, el capitán; y Rodrigo Etchart, su tryman, al que una operación del hombro lo marginó del Mundial de Seven. Tampoco estuvo Gastón Arias, que estuvo abocado a un torneo como jugador de Argentina XV en Georgia.

"Son muy importantes no solo por cómo juegan, sino porque son referentes del plantel e históricamente fueron los que manejaron los tiempos de los partidos", admitió Fernández Madero, que asumió la capitanía y es uno de los que tomaron la posta. "Para los 15 que entramos a la cancha, jugar sin ellos es un lindo desafío, para madurar y llevar el plan de juego", agregó.

El bajón y las ausencias dieron la sensación de que iba en inferioridad a La Catedral, pero SIC fue tan implacable que desorientó completamente a su rival. Su simpleza y su efectividad fueron la receta: tuvo obtención, prevaleció en los puntos de encuentro, presionó y aprovechó los errores ajenos. "Era una revancha, pero contra nosotros mismos", admitió Andrea Panzarini, figura zanjera en la temporada y en el partido.

Si el local se esperanzó con quedarse un partido que le era desfavorable, eso ocurrió por los cinco minutos de protagonismo absoluto de Ignacio Almela. El goleador es una garantía con el pie, y además marcó un try para el que se llevó la pelota con la pierna zurda hasta el in-goal. Y en la jugada siguiente, provocó una amonestación a Tomás Meyrelles por una carga ilícita. De la nada, pareció que se le quemaban los papeles a SIC.

Lejos de desesperarse, los de Boulogne continuaron con su plan y consiguieron un try de esos que no suelen existir cuando la pelota está enjabonada, y la cancha, pesada. Joaquín Lamas leyó el panorama e hizo una patada cruzada para Carlos Pirán, que ganó una disputa aérea y terminó apoyando junto a una bandera. Convulsionado, CASI no volvió a amenazar con una remontada. El scrum propio perdido en el final, que le permitió a SIC cerrar el partido con la pelota, fue lo que faltaba para exponerlo.

La dureza de un clásico jugado a fondo bajo el agua.
La dureza de un clásico jugado a fondo bajo el agua. Fuente: FotoBAIRES

Cada clásico tiene historias individuales, y en este está la de Lamas, que no es el apertura titular. De hecho, jugó todo el año en la intermedia. Se le abrió una chance nada menos que en el clásico y no defraudó, con conducción y buen juego con el pie. "Siempre es una felicidad inmensa ganarle al CASI, pero en La Catedral es más lindo", dijo el 10, que sumar rodaje en la primera, mientras en Boulogne esperan la recuperación de Madero, que presenció el debut de su hermano Mateo.

SIC acumula 51 triunfos en el historial, contra 67 de CASI y 10 empates, y sumó su cuarto éxito sucesivo en el clásico. Uno que puede ser un empujón para escalar en la tabla, en la que está 6º. Por eso las palabras de Lamas no suenan a lugar común: "Es un momento de quiebre, un punto de partida para laburar en lo que no veníamos haciendo bien. Fue un partido bisagra".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.