En Japón, la mente se despeja con la tecnología