El fenómeno de los turistas caza-partidos: fútbol todos los días y en cualquier lugar

Dos daneses fanáticos del fútbol siguieron esta semana el duelo entre Barracas Central y Riestra
Dos daneses fanáticos del fútbol siguieron esta semana el duelo entre Barracas Central y Riestra Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Patricio Insua
(0)
28 de febrero de 2019  • 23:59

Acercándose a una de las dos ventanillas abiertas de la boletería, Rasmus Terkelsen pronuncia las mismas dos palabras que repite hace varios días en la misma circunstancia: "Tickets, please". Del otro lado de los barrotes, un empleado le hace entender que todavía no están a la venta señalándose el reloj y luego mostrándole la palma abierta de la otra mano. Sin las entradas, da media vuelta y le explica Jesper Nielsen, su compañero, que todavía deben esperar aunque solo falta una hora para que comience el partido. Entonces aprovechan para comprar dos gorros a un vendedor ambulante con los mismos colores rojo y blanco que hace unos días vistieron en el clásico de Avellaneda. Pero esta vez estos daneses de 38 y 44 años no se preparan para presenciar uno de los mejores partidos que puede ofrecer la Superliga, sino que un martes por la tarde están en el sur de de la Capital Federal para observar lo que suceda en Barracas Central-Deportivo Riestra, un partido de la tercera categoría.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Los dos europeos le explican a LA NACION que están en Buenos Aires para vivir la experiencia del fútbol argentino en primera persona: en menos de dos semanas vieron 13 partidos sin importarles la categoría de la que se trate. Estuvieron en Centro Español-Deportivo Paraguayo, Vélez Colón, San Lorenzo-Newell´s, Boca-Lanús, Deportivo Español-Deportivo Riestra, Talleres de Remedios de Escalada-UAI Urquiza, Dock Sud-Luján, Deportivo Paraguayo-Real Pilar, Huracán-Unión, Independiente-Racing, Arsenal-Los Andes, UAI Urquiza-Tristán Suárez y, por último, un día antes de volver a cruzar el océano Atlántico, no quisieron perderse el cruce entre el líder de la Primera B Metropolitana con el tercero. Aunque lo mismo hubiesen asistido si se trataba de dos conjuntos perdidos a la deriva en la tabla de posiciones.

En su cuenta de Instagram, Rasmus expone parte del tour futbolero por Buenos Aires. De su paso por Liniers, describe al José Amalfitani como "un estadio impresionante", aunque desliza que le resultaron excesivos los 80 dólares de la entrada. Destaca el ambiente en la cancha de San Lorenzo, la experiencia de haber podido ingresar en el campo de juego del Libertadores de América y la convivencia con la barra de Deportivo Español.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

De pronto, el estadio Claudio "Chiqui" Tapia se vuelve un espacio cosmopolita. Además de los daneses, Jonas Wangen también cuenta el motivo de su visita a la Argentina: "Only for football". Es alemán, tiene 21 años y su hoja de ruta lo tuvo en River-Racing, pero también en diferentes encuentros en las canchas de Tigre, Argentinos Juniors, Ferro y UAI Urquiza, entre otras. El mapa lo completa Juan Pablo Rodríguez, colombiano de Bogotá que está por ver su noveno partido en tres semanas en Argentina. Hizo la lista en una libreta mientras viajaba en el colectivo de la línea 59 que lo trajo hasta la esquina de las calles Olavarría y Luna.

La presencia de público extranjero en un partido menor responde a una modalidad compartida. Cuando se trata de encuentros relevantes de la Superliga, donde las entradas deben conseguirse con antelación, la visita está programada. Pero en los días sin rumbo fijado lo que hacen es buscar en diferentes aplicaciones qué partido se juega en el marco de la Capital y el Gran Buenos Aires y hacia allá van. Por eso ahora confluyen en la única opción disponible en el menú, Barracas Central-Deportivo Riestra.

Cada día decenas de turistas se sacan fotos en Brandsen 805, la entrada principal a la Bombonera. El museo de River también resulta una visita ineludible para quienes planifican viajes con la pelota como eje principal. En la antesala de la final de la Copa Libertadores, ingleses, alemanes, franceses, brasileños y colombianos habían transitado los estadios de uno y otro con el afán de conseguir una entrada para esa definición que tuvo su primer capítulo en Buenos Aires y el segundo, paradójicamente, en Madrid.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Pese a los atractivos de Boca y River, de los rankings europeos que ponen al superclásico al tope de los eventos futbolísticos más relevantes del planeta, el consumo de fútbol argentino por parte de los viajantes se extiende mucho más allá de estos dos clubes. En un partido de mitad de tabla de la Primera C también viven una experiencia que les resulta fascinante.

Mientras acá las pantallas reproducen las ruedas definitorias de la Champions League o los cruces entre el Barcelona de Messi y Real Madrid, desde distintas partes del mundo llegan personas a las que nos las mueve otra cosa que internarse en el fútbol argentino, con las luces del clásico de Avellaneda o la escala barrial de Barracas Central con Deportivo Riestra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.