A diez años del clásico en el que debutó Messi y el Bernabéu ovacionó a Ronaldinho