A los dirigentes los une el espanto y los clubes insisten con una huelga