AFA-Superliga: el consenso ganó por ahora, pero la grieta expone a todos

Elizondo (presidente de la Superliga), Fassi (Talleres) y Malaspina (Argentinos Juniors), al salir de una tensa reunión
Elizondo (presidente de la Superliga), Fassi (Talleres) y Malaspina (Argentinos Juniors), al salir de una tensa reunión Fuente: Télam
Alejandro Casar González
(0)
17 de enero de 2020  • 00:34

"¡Ganamos!". Los 15 dirigentes que habían levantado la mano se miraron y exclamaron. Pero no habían ganado. Necesitaban un voto más para conseguir los dos tercios del comité ejecutivo de la Superliga y, así, modificar el reglamento del torneo. Buscaban cambiar la fecha 18, que se jugaría entre el 28 y el 30 de enero. Habían ganado los 9 equipos que querían dejar todo como estaba, fecha entresemana incluida.

Nunca estuvo en discusión reiniciar el 24. Un solo club pidió la postergación: Boca. Y lo hizo por sentirse "en desventaja deportiva". De eso habló Roberto Digón, el hombre que representará al club xeneize en la Superliga desde ahora, y que además ocupará el cargo de tesorero. Los otros 23 equipos estaban de acuerdo en arrancar como estaba previsto.

Las 15 manos levantadas en favor de cambiar la fecha 18 sorprendieron a todos. A los propios que votaron a favor, porque esperaban ser más. Y a los que tenían los brazos caídos, porque se dieron cuenta de que los otros no tenían el número suficiente para cambiar el reglamento. Mariano Elizondo, presidente de la Superliga, también miraba atónito. La letra fría del reglamento dice que para "reconsideraciones reglamentarias" se necesitan las dos terceras partes del comité ejecutivo. Les faltaba uno. Si se apelaba a los libros, la discusión estaba terminada: todo quedaba como había sido aprobado en julio de 2019. Incluso la fecha 18.

Mariano Elizondo, presidente de la Superliga
Mariano Elizondo, presidente de la Superliga Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Pero hubo un cuarto intermedio. Los dos grupos se hicieron visibles. El de los 9 que abogaba por la "seriedad" y "ajustarse a lo que estaba escrito" sabía que tenía a más de la mitad de los clubes en su contra. Elizondo también lo tenía claro. Usufructuar la cláusula legal en momentos de máxima tensión con la AFA y con algunos de los clubes que habían levantado la mano no sería una buena decisión.

Hasta que apareció una inquietud. Y con ella, una solución reglamentaria. ¿El cambio de la fecha 18 era una modificación del cronograma o una reprogramación de partidos? La reunión se reanudó. Los celulares de los dirigentes explotaban. Aunque estaban a metros de distancia, se mandaban mensajes entre ellos. Habló Pascual Caiella, vicepresidente de Estudiantes y también integrante del comité ejecutivo de la AFA. Postuló que, a su criterio, se estaba discutiendo una reprogramación. Jorge Brito, vice de River y de la Superliga, recogió el guante. La clave: una reprogramación no necesita de los dos tercios para ser aprobada. Y puede hacerla directamente la Mesa Directiva, si es que es facultada para eso por el comité ejecutivo.

Considerar al cambio de la fecha 18 como una "reprogramación lisa y llana" era la llave para dejar contentos a todos: a los que querían jugar un partido menos sin la ausencia de los afectados a los seleccionados preolímpicos. A los que pretendían jugar todo como estaba también les cerraba: después de todo, ellos también tienen futbolistas que disputarán el torneo de Colombia. Y para la Superliga también era un negocio redondo: del cisma que hubiera significado aceptar el 15-9 se pasó a una decisión consensuada para retomar el torneo en tiempo y (casi) en forma.

Elizondo sigue al mando, pero la división de los clubes expuso los problemas en la Superliga
Elizondo sigue al mando, pero la división de los clubes expuso los problemas en la Superliga Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

La pelota quedó del lado de la Mesa Directiva, un grupo del que participan los cinco grandes, más Atlético Tucumán, Vélez, Newell's, Defensa y Justicia y tiene como adscriptos a Talleres de Córdoba y Estudiantes de La Plata. Por unanimidad, este cuerpo quedó encargado de encontrarle el lunes próximo una nueva fecha a la jornada 18. Deberá buscar un hueco en el calendario en el que no haya fecha FIFA (Racing lo pidió expresamente). Y también podrá modificar el formato de la Copa de la Superliga, el segundo torneo de la temporada: de ser necesario, eliminará las semifinales a doble vuelta, que pasarán a disputarse a partido único en estadio neutral.

"Con la votación tal como estaba, perdían todos: los que habían ganado, porque les faltaba un voto; los que habían perdido, porque era el comienzo de la ruptura definitiva. Con este consenso, ganan todos", le contó a la nacion un dirigente que estuvo en la reunión y que valora el punto de encuentro alcanzado. De todas maneras, el conflicto de fondo se mantiene: hay clubes que ya no quieren pertenecer a la Superliga. "Hoy [por ayer] se evidenció un quiebre en la Superliga; no puede ser que una minoría deje a la mayoría de lado", dijo Jorge Amor Ameal, presidente de Boca, en TyC Sports y en relación a la votación que culminó 15 a 9. Y sentenció: "La Superliga es un enfermo en terapia intensiva".

En la AFA, de hecho, vieron el resultado de la votación como un triunfo. Consideran que los 15 que pidieron modificar la fecha 18 -lo que terminó ocurriendo, pero por otra vía- son votos propios. Salvo San Lorenzo, claro, ya que su presidente, Marcelo Tinelli, fue uno de los armadores del nuevo orden del fútbol argentino que nació en febrero de 2017. Es más, el miércoles los dirigentes más cercanos a la AFA estimaban que sería complicado torcerle el brazo a la Superliga en una eventual votación: "No vamos a conseguir que reprogramen todo, pero algún susto se van a llevar", adelantó uno de ellos.

La primera división está partida. De un lado estuvieron los 15: Argentinos Juniors, Boca, Huracán, Rosario Central, Newell's, Gimnasia, Estudiantes, Arsenal, San Lorenzo, Lanús, Central Córdoba, Defensa y Justicia, Godoy Cruz, Banfield y Colón . Del otro, los 9: River, Racing, Talleres, Vélez, Unión, Independiente, Patronato, Aldosivi y Atlético Tucumán. Por más que los dirigentes nieguen sus diferencias, escriben los mensajes de Whatsapp refiriéndose a "nosotros" o "ellos" de acuerdo con el grupo al que pertenecen: los que quieren terminar la Superliga y volver a la AFA vs. los que creen que el modelo que nació en febrero de 2017 debe continuar. Elizondo estuvo a punto de tocar el tema. No era el momento. Quedará para más adelante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.