La cancha de Vélez, un estadio habilitado para socios, pero sin protocolo