Imparable: Racing le ganó a Aldosivi en Mar del Plata y sigue firme en la cima de la Superliga

Argentina Superliga
  • 1
Aldosivi

Aldosivi

  • Cristian Chávez
  • 3
Racing Club

Racing Club

  • Augusto Solari /
  • Lisandro López /
  • Darío Cvitanich
Christian Leblebidjian
(0)
26 de enero de 2019  • 09:00

Racing es el principal candidato a quedarse con la Superliga. Así había cerrado el 2018, justificándolo con rendimientos y resultados, también no dejándose amedrentar por las presiones que puedan generarle sus perseguidores. El 2019 lo agarra todavía en preparación, pero con varios equipos con ganas de complicarle las cosas. Antes de comenzar el fin de semana tenía una ventaja, pero los triunfos de Defensa y Justicia, Atlético Tucumán y Huracán lo ponían en aviso de que no iba a tener un viaje tranquilo a Mar del Plata. Al final, el triunfo por 3-1 ante Aldosivi lo dejó feliz, manteniéndose en la cima con tres puntos de ventaja.

El gol de Solari que abrió el marcador

La Academia, que todavía se está armando contrarreloj entre refuerzos y la puesta a punto física y futbolística, salió con el libreto de siempre de Coudet: el juego ofensivo y protagonista desde el esquema táctico 4-1-3-2, con Marcelo Díaz como eje y los puntas Lisandro López y Cristaldo como referencias de ataque; con los defensores centrales llegando a posición de wines (sí, Racing transforma en natural que Sigali y Donatti avancen hasta ¾ del campo de juego), con Augusto Solari, Centurión y Zaracho transformando la tenencia del balón en piques explosivos; y con presión alta para forzar los errores ante los pases atrás de los zagueros rivales.

Crédito: NA / SCALZO Jose

El empate de Chávez

El penal de Lisandro López

La gran definición de Cvitanich que selló el resultado

Así salió a jugar el líder, y por eso no generó sorpresa que a los tres minutos se haya puesto en ventaja a partir de una presión alta que ejercieron entre Solari y Licha López ante Pocrnjic: el arquero se mostró dubitativo ante un pase atrás de Galeano y, cuando quiso rechazar, ya tuvo encima a Solari; el volante le quitó de atropellada y se fue de cara al gol con el arco vacío.

Aldosivi, que venía de darle un susto a Boca en un amistoso disputado en Mar del Plata gracias a una actitud colectiva que se apoya en el buen trabajo que está haciendo Gustavo Alvarez en Mar del Plata y un Cristian Chávez intratable, también se plantó ante el puntero tratando de marcar terreno. Puso pierna fuerte en la zona central (a los 30 segundos hubo una infracción de amarilla de Gino sobre Zaracho) y mostró rapidez para contragolpear también, tratando de atacar directo a las espaldas de Saravia, Sigali, Donatti y Mena.

Y con esa receta también lo complicó un Chávez que, en la jugada del 1-1, combinó olfato, atrevimiento, velocidad y una gran técnica con amagos para resolver cara a cara con Arias. Todo se generó a partir de un intento de salida desde el fondo de Racing, como suele hacer desde Sigali, aunque esta vez tuvo menos espacio para el juego corto y Aldosivi no solo presionó ese primer pase sino también la segunda descarga de Marcelo Díaz; el chileno perdió en esa acción con un intento de pase hacia adelante (algo inusual en él) y el retroceso defensivo se hizo imposible.

Crédito: JOSE SCALZO / NA

Racing no estuvo del todo preciso. Y eso se notó. El ímpetu fue el de siempre, las ganas también, el carácter para no dejarse presionar lo mismo. Pero la eficacia en las entregas no fueron las de siempre. Y terminó encontrando el 2-1 con más voluntad que ideas y la complicidad de un lateral izquierdo (Villalba) que saltó con la mano en alto para rechazar un centro que iba a caer sobre la cabeza de Lisandro López. Delfino sancionó bien la falta y Licha puso el 2-1 con sorprendente tranquilidad.

Aldosivi potenció en el segundo tiempo eso de poner a "Chávez contra el mundo". El ex San Lorenzo se las arregló un par de veces para encarar y amagar entre tres defensores, pero siempre le faltó llegar más cómodo al último movimiento.

Racing pudo tener un final más tranquilo antes del tiempo adicionado si Pol Fernández resolvía con eficacia un contraataque que arrancó desde la mitad de la cancha o si Darío Cvitanch, que reemplazó a López, controlaba mejor un pase largo en la puerta del área, pero el líder tuvo su desahogo ante 15.000 simpatizantes que viajaron hasta la Feliz con un gran contragolpe que cerró Cvitanich para el 3-1 con una definición de billar. Y, más allá de las adversidades, sigue convencido de su potencial en búsqueda del título.

Fuente: Telam - Crédito: Diego Izquiero

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.