Aldosivi-Racing, por la Copa Superliga: la Academia lo dio vuelta en un partidazo sensacional: 4-3

Argentina Copa de la Superliga Fase de grupos
  • 3
Aldosivi

Aldosivi

  • Nazareno Solís /
  • Federico Andrada /
  • Federico Gino
  • 4
Racing Club

Racing Club

  • Matías Rojas /
  • Matías Rojas /
  • Iván Pillud /
  • Carlos Alcaraz
Darío Palavecino
(0)
15 de marzo de 2020  • 21:55

MAR DEL PLATA. - Demasiadas emociones para un estadio Mundialista vacío como nunca antes en un partido oficial. Cargado de goles ante tribunas mudas. Entonces, a relato vivo desde el césped por los propios protagonistas, entre festejos y lamentos, reproches y reclamos. Y entre tantas sensaciones una victoria agónica, épica de Racing, que más allá de los seis minutos de descuento que había dado el árbitro le ganó 4 a 3 a Aldosivi con un cabezazo de Carlos Alcaraz, un pibe de 17 años que nunca más se olvidará de esta noche marplatense.

Una verdadera locura reflejada en esa carrera alocada de Sebastián Beccacece, el entrenador que apostó a ganador con los cambios y se lleva tres puntos más que valiosos en este particular inicio de la Copa Superliga.

El resumen del partido

El local, es cierto, había tenido sus buenos momentos y aprovechó las oportunidades que tuvo. Dos veces se ubicó dos goles arriba en el marcador (2-0 y 3-1). Pero Racing sacó a relucir su historia y una ambición que mantuvo hasta el final. Y encontró su premio.

Pagó caro Aldosivi el desgaste de una primera media hora de presión intenso. Urgido de puntos en este tramo final, decidido a escapar de la posibilidad del descenso y en deuda por sus magros desempeños como local, el equipo de Guillermo Hoyos se paró bien adelante. Y a los dos minutos de juego ya recogía frutos. Porque Gino recuperó el balón en el círculo central para que Solís desborde por derecha y envíe un centro que Andrada conectó a la carrera, con remate bajo y cruzado. Imposible para Javier García.

Mazazo rápido para un Racing que no encontró margen para reaccionar. El gol temprano lo dejó en shock. Y enfrente se encontró con más de esa presión alta, sin pausa, que le daría a Aldosivi más resultados diez minutos después de la apertura del marcador, con el tanto convertido por Solís. Mena falló en el mano con Grahl, que habilitó al extremo por derecha para ampliar diferencias.

Con esa ventaja el local jugó cómodo, casi sin sobresaltos. Mientras tanto el rival, todavía desorientado, probaba alternativas. Le costaba y, en medio de sus intentos, sufría. Porque pudo llegar el tercero de Aldosivi, con un cabezazo de Gino tras desborde por izquierda de Villalba.

Racing estiró su invicto a diez partidos en el ciclo Beccacece, con 6 triunfos y 4 empates en 10 partidos, entre la Superliga, Copa Superliga y la Copa Libertadores

Hasta ahí Becaccece no encontraba respuestas, pero insistía en llegar con juego. En un estadio Mundialista desnudo, sus indicaciones retumbaban en las gradas. En ése último cuarto de hora de la primera mitad el que mejor entendió el mensaje fue Matías Rojas; el paraguayo aportó control, gambeta y buenas habilitaciones. Las tres aproximaciones que tuvo llegaron con balón el piso y por izquierda, con desbordes profundos de Mena. Apenas alcanzó para incomodar a la defensa rival. Pero al menos sirvió para marcar un camino posible.

Racing devolvió gentilezas en el complemento. Porque antes de los dos minutos había achicado diferencias. Esta vez buscó por derecha y fue más efectivo. Pillud habilitó al recién ingresado Reniero, que envió el centro para que Rojas, en el punto del penal, defina con un remate suave y esquinado.

Se lanzó en busca del empate, parado bien cerca del arco de Assmann. Pero los defensores se durmieron en un lateral por derecha. Dos toques en el borde del área, pase a Bertoglio que envió también al punto del penal, por donde apareció Gino. Remate poco ortodoxo pero efectivo, por encima de García. Era el tercero del local, cuando todo hacía presumir que era más factible el empate de Racing.

De a poco el elenco visitante empezó a pisar más firme. Balones cruzados, a espaldas de los defensores, parecían una buena opción. Así llegó el descuento. Falló Evangelista ante Zaracho, que envió a otra vez a Rojas, que con tiempo y todo el arco a disposición remató fuerte y al ángulo. Y el empate llegó enseguida desde la izquierda, con un centro de Soto y un remate de zurda de Pillud, que empalmó el balón y dejó parado, sin margen de reacción a Assmann.

Parecía justo hasta ahí. Aunque Racing demostraba más determinación y tenía algo más de resto físico. Y se lo hizo pesar al local. Lo acorraló en su área y lo ganó en el minuto 52, cuando Aldosivi ya jugaba con diez por una tonta expulsión del recién ingresado Alan Ruiz. El pibe Alcaraz se elevó por sobre todos y cabeceó abajo para marcar el gol de sus sueños. Y el de una victoria increíble que valió más que tres puntos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.