En el regreso de D'Alessandro, la eficacia de Belgrano fue demasiado para River

Argentina Primera (Transición) Fase de grupos
  • P
Belgrano

Belgrano

  • P
River Plate

River Plate

Con goles de Etevenaux (2) y Velázquez, el Pirata venció por 3-2 a los Millonarios; descontaron Domingo y Alonso
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
14 de febrero de 2016  • 21:41

Fuente: FotoBAIRES

CORDOBA.– River se había preparado para una noche de confirmaciones. Había sido el único grande que goleó en la primera fecha, lo que le dio continuidad a un envión ganador del verano, en donde festejó ante Boca por duplicado, tanto en Mar del Plata como en Mendoza. Marcelo Gallardo , planificando el semestre, observaba que podía haber encontrado a los titulares antes de lo pensado, sobre todo con el foco puesto en volver a ganar la Copa Libertadores. Encima, al equipo del 5-1 sobre Quilmes en el Monumental le agregaba a Andrés D’Alessandro , el ídolo que volvió para sumarle jerarquía a un plantel campeón. Pero la ecuación no salió como River esperaba: ofreció muchas dudas defensivas y perdió con Belgrano 3-2.

¿Qué sucedió? Hubo razones que explican el bajón millonario con respecto al debut en el torneo, aunque el encuentro terminó siendo un partidazo, cambiante y con situaciones en los dos arcos.

El planteo de Gallardo: arrancó con el dibujo que mejores frutos le dio en el verano, el 4-1-3-2: los cuatro defensores más Nicolás Domingo como tapón; más arriba, Nacho Fernández, Lucho González y D’Alessandro, de derecha a izquierda, respectivamente. Tras los dos primeros goles, pasó al 4-2-3-1 corriendo a D’Alessandro al centro y bajando a Lucho más cerca de Domingo. Ahí recuperó un poco mejor el balón, pero lo perdió igual de rápido, aunque el N° 5 tuvo un rendimiento muy bueno. El Muñeco, ante la baja por lesión de Balanta, mantuvo el cambio hecho ante Quilmes: Ponzio de segundo central y Domingo de "5". Pero esa falta de altura fue aprovechada con los centros y los pelotazos cruzados de Belgrano. Así llegó el 0-1.

Qué más le faltó con respecto al debut: contra Quilmes había tenido juego por las bandas, con un buen rendimiento en los extremos de Bertolo y Pity Martínez; incluso, Nacho Fernández más suelto por el centro y así hizo de conector de todos los avances. Fernández ayer jugó más por afuera, no participó tanto, aunque dispuso de la primera chance clara atajada por Olave. Recién en el segundo tiempo River volvió a tener frescura por afuera, sobre todo por la izquierda, con la sociedad generada entre Vangioni y Pity Martínez (ingresó por Lucho). Pero River regaló un tiempo en movilidad y el control de la pelota.

La defensa, en deuda: River se desarmó rápido en el fondo. Quedó muy expuesto y cada contraataque de Belgrano lo resolvía mano a mano. Así llegaron los dos últimos goles del local, con buenas resoluciones de Márquez como asistidor y con Velázquez y Etevenaux como definidores. El equipo quedó vulnerable defensivamente cada vez que perdió la pelota. No la pudo controlar, sobre todo por los carriles centrales, por decisiones erróneas en la salida, en la distribución del juego. El que menos falló fue Domingo (además anotó un golazo desde afuera del área) y Ponzio mostró, como segundo central, dificultades que como líbero no ofrece.

Los delanteros, con más choque que claridad: Alario arrancó bajándole una pelota de pecho a Nacho Fernández en el mano a mano salvado por Olave , pero se desinfló. A partir de ahí estuvo mareado, con voluntad, pero haciendo más foules que los que le generaron a él. Pareció estar siempre un paso adelante de la jugada. Y Mora también cometió muchas faltas. Eso perjudicó la claridad ofensiva millonaria.

Cómo lo complicó Belgrano: Los centrales Rojas y Lema contrarrestaron los intentos de Mora y Alario; Bolatti y Farré presionaron bien al medio campo y estuvieron a la caza de las pelotas que River entregaba mal. En cuanto al rendimiento individual, fue excluyente Márquez , asistiendo a Velázquez y Etevenaux.

Los cambios del Muñeco: una vez más el Muñeco logró reactivar al equipo con las modificaciones. Y eso que esfumó las tres antes de los 16 minutos del segundo tiempo. ingresó Pity Martínez (generó una sociedad con Vangioni por la izquierda); Bertolo no jugó bien, aunque llegó a posición de gol por la derecha e Iván Alonso (descontó con un gran cabezazo) le dieron otra conexión y empuje al equipo. Volvió a quedar más expuesto en el fondo, pero estuvo más de una vez cerca del empate.

A River se le borró la sonrisa del debut. Su paso en falso por Córdoba no debería preocuparlo demasiado, aunque sí debe tomarlo como un llamado de atención.

El primer gol de Etevenaux

El gol de Velázquez

El gol de Domingo

El segundo gol de Etevenaux

El gol de Alonso

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.