Con un hat trick de Dybala y dos polémicos penales, Juventus dio otro paso hacia el scudetto