Boca: Daniele de Rossi termina el año en la cancha: el italiano será titular ante Rosario Central

De Rossi en acción en un entrenamiento. El domingo será titular ante Rosario Central
De Rossi en acción en un entrenamiento. El domingo será titular ante Rosario Central Crédito: Prensa/Boca
Franco Tossi
(0)
5 de diciembre de 2019  • 21:09

Mientras cada candidato expone sus propuestas a falta de horas para que se produzcan las elecciones que designarán al nuevo presidente de Boca, Gustavo Alfaro prepara el equipo que intentará cerrar el año ante Rosario Central de buena manera para que el plantel se vaya a las vacaciones siendo dueño del liderazgo de la Superliga. Y una de las sorpresas en el equipo sería la inclusión como titular de Daniele De Rossi, que aparecería después de mucho tiempo.

El último encuentro que disputó como titular fue hace más de tres meses. Aquella tarde fue la del 1° de septiembre, la del tan polémico superclásico sin goles en el que el entrenador del xeneize planteó en el Monumental una estrategia muy conservadora con el objetivo de que Boca no saliera herido tras lo de Madrid y de cara a los cruces que se vendrían en la semifinal de la Copa Libertadores. En ese plan estuvo incluido el volante italiano, para poblar la mitad de la cancha, achicar espacios y quitarle comodidad a River. No obstante, De Rossi no tuvo un rendimiento destacado esa tarde en la que lo defensivo fue lo único destacable. Clara muestra de que, al menos en este semestre, no estuvo a la altura del ritmo del fútbol argentino.

Alfaro con Salvio, en un momento de distensión en la práctica de Boca
Alfaro con Salvio, en un momento de distensión en la práctica de Boca Fuente: FotoBAIRES

Lo que sí quedó fuera de discusión fue su calidad con la pelota: hacer fácil lo difícil, tiene una visión propia de un futbolista de elite. Aunque, claro, quedó en deuda con la cantidad de partidos que jugó: apenas seis, cuatro desde el inicio. ¿Por qué? Con su llegada a mitad de año, Iván Marcone creció en su nivel y el juvenil Nicolás Capaldo se convirtió en una gran aparición que se ganó la titularidad. Y, además, previo al encuentro de ida ante River en el Monumental, el hombre de 36 años se desgarró el isquiotibial derecho, músculo que -luego- se resintió por el esfuerzo que hizo para llegar a la revancha, lo que significó una ausencia de muchas semanas.

La formación que trabajó Alfaro para viajar a Rosario fue: Esteban Andrada; Julio Buffarini, Paolo Goltz, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas; Nicolás Capaldo, Iván Marcone, De Rossi; Alexis Mac Allister; Eduardo Salvio y Ramón Ábila.

"Vos lo ves y te preguntás: ¿cómo un jugador de su experiencia puede cometer un error de ansiedad? Es porque quiere estar y jugar. Para que se den una idea, trajo un médico serbio y le pagó sesiones de mil dólares cada una para que lo recuperara. Todo de su bolsillo, siendo un tipo que ganó todo. Vino a Boca a jugar", relató Alfaro sobre una pequeña historia que no se conocía del campeón del mundo en 2006.

No obstante, dos fechas atrás, Alfaro quedó muy conforme con su trabajo semanal y le dio 26 minutos ante Unión (2-0), en la Bombonera. "A Daniele lo felicité por cómo trabajó en estos días, fue su mejor semana desde que llegó. Está a pleno y se los dije a él y a Nicolás (Burdisso, director deportivo)", advirtió Alfaro. Y parece que eso sigue por buen camino. Así es como le daría la oportunidad de ser titular en Arroyito y ser parte, casi con total seguridad, del que será la última formación de Alfaro en la entidad de la Ribera: para la oposición no es un DT que haya que apoyar y para el oficialismo se desgastó con sus últimas declaraciones.

Y aunque han aparecido rumores de que volvería a su país si su amigo Burdisso (otro que será evaluado, especialmente por los frentes opositores) no continúa en el cargo, el romano tiene muchas ganas de continuar con este sueño que meditó durante tanto tiempo y se propuso cumplir. Porque sabe que tiene una cuenta pendiente con los hinchas y cree que con la pretemporada de enero puede adquirir todo aquello que le falta para que su presencia en el campo tenga mayor fuerza.

Lisandro López sufrió una lesión muscular en el entrenamiento de esta mañana. El defensor quedó descartado: su lugar lo ocuparía Paolo Goltz. Algo similar ocurrió con Wanchope Ábila, que no terminó el entrenamiento y podría ser reemplazado por Soldano o Hurtado.

¿Juan Román Riquelme qué piensa de él? "A De Rossi no tuve la suerte de conocerlo. Lo enfrenté cuando con Villarreal enfrentamos a Roma. Allá es un ídolo, es un grandísimo jugador. Ojalá esté disfrutando de nuestro club, yo creo que sí", comentó ayer, en Intrusos, el hombre que irá como vicepresidente segundo y se hará cargo del departamento de fútbol si la fórmula Ameal-Pergolini se impone en los comicios el domingo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.