Boca venció a Estudiantes y es el único puntero de la Superliga: mira a todos desde arriba mientras Andrada estira su invicto

Argentina Superliga
  • 1
Boca Juniors

Boca Juniors

  • Emanuel Reynoso
  • 0
Estudiantes La Plata

Estudiantes La Plata

Franco Tossi
(0)
15 de septiembre de 2019  • 22:00

Gustavo Alfaro saborea el dulce. Más que nunca. Antes de jugar aquel superclásico que arrastró tanto debate por su postura mezquina en el Monumental, el entrenador había esquivado la incomodidad de tantas pérdidas importantes por lesiones musculares (Zárate, Salvio y Ábila) con una respuesta que reflejaba una agradable sensación personal: "Si antes de llegar al club me decían que íbamos a llegar al clásico de esta manera, peleando cada competición que tuvimos desde que llegamos, lo firmaba sin dudas". Por eso, más orgulloso se debe sentir por estas horas por el paso que dio Boca en el camino de los resultados, eso por el cual lo contrató el director deportivo Nicolás Burdisso: le ganó a Estudiantes como local por 1-0 y por primera vez en el ciclo su equipo es único puntero de la Superliga con 14 puntos.

Parece darse todo de manera redonda. Al menos por ahora. Porque lo consigue en medio de un tramo sensible en el que las semifinales de la Copa Libertadores ante River se acercan cada día más, pese a que todavía quedan enfrentamientos por el torneo como antesala al tan esperado primer cruce en Núñez: cada victoria va fortaleciendo la confianza y mentalidad de un conjunto que quiere "vengar" aquella final en Madrid. Además, subirse al liderazgo en soledad, en el contexto del campeonato también eleva las expectativas: la próxima parada es en el Nuevo Gasómetro ante San Lorenzo, al que le quitó la punta ayer, en un duelo siempre picante. Si bien en la cabeza de Alfaro están fijos en esos duelos superclásicos, siempre tiene un lugar para otra ambición. En este caso, también luchar por ser campeón local. Y uno de los objetivos antes de ir al Monunental, será mantenerse arriba.

Pero en la Bombonera hubo un partido ante el Pincha en el que el técnico empezó a poner en práctica cosas de cara a lo que todos en Boca consideran lo más importante. Sin embargo, lejos de estar con la cabeza en otro lado, el xeneize abrió el partido en el amanecer del encuentro. Ante un elenco de Gabriel Milito que es partidario de las salidas limpias desde el fondo, el local se animó a replicar esa fórmula desde los pies de su arquero (otra vez imbatible) Esteban Andrada, aunque de manera vertical, más rápida y directa: a los tres minutos, la pelota le llegó a Alexis Mac Allister, que ejecutó un remate potente desde fuera del área y, tras una floja respuesta de Mariano Andújar, apareció una sutil definición de Emanuel Reynoso: esos dos futbolistas de buen pie, acaso, fue uno de los experimentos. Esa sociedad le había dado resultados en la altura de Quito, en los cuartos de final del certamen continental (3-0).

De inmediato, Federico González se perdió un gol increíble debajo del arco de un vencido Andrada: la pelota le pasó entre las piernas, así como en el segundo tiempo no pudo conectar una volea en una jugada que prometía gol. Esas fueron las mayores jugadas de peligro de la visita en un larguísimo rato. Luego de eso, el partido se hizo ordinario hasta que en el final Boca se activó a través de dos remates de Sebastián Villa y uno de Mac Allister, el hombre que más estuvo claro con la pelota a lo largo del encuentro.

El complemento se dio mucho más dinámico. Boca salió a intentar liquidar el trámite con la velocidad de Villa y algunos pases filtrados de Alexis, que demostró que cuando juega de enganche, su posición, puede marcar otras diferencias. El xeneize tuvo posibilidades en los pies de Soldano y de los ingresados Hurtado y Tevez: cuatro chances en las cuales el local puso en suspenso el resultado hasta el epílogo. Pero, sin dudas, las que más asustaron fueron las de Estudiantes: a los 29, Mateo Retegui se la picó a Andrada, pero apareció la palomita salvadora de Weigandt sobre la línea, y Ángel González intentó lo mismo en la última, pero se le fue por encima del travesaño.

Alfaro agranda la sonrisa propia y de las tribunas. Aunque también va saldando una pequeña deuda: el semestre pasado no pudo superar nunca la posición del campeón Racing. Ahora sí mira a todos desde arriba.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.