De menor a mayor: Boca construyó una goleada bajo la lluvia y superó otro examen

CONMEBOL Libertadores Fase de grupos
  • 4
Boca Juniors

Boca Juniors

  • Emanuel Reynoso /
  • Darío Benedetto /
  • Mauro Zárate
  • 0
Jorge Wilstermann

Jorge Wilstermann

Pablo Lisotto
(0)
10 de abril de 2019  • 23:30

Boca se sacó de encima un partido incómodo. Que tenía la obligación de ganar y lo hizo. No solamente por la imagen que había dejado hace una semana en Brasil, sino porque los tres puntos eran vitales para allanar el camino a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Bebelo Reynoso anotó el 1-0

Más allá de los últimos minutos, que fueron un monólogo, no le sobró nada al equipo xeneize. El plantel llegó a la Bombonera de traje y corbata, pero en el vestuario se puso el overol. Porque, además, la lluvia entró en acción cuando apenas se jugaban cinco minutos y recién se fue cuando faltaban 15. La poca elegancia que exhibió el equipo de Alfaro salió de los pies, una vez más, de su jugador más lúcido: Emanuel Reynoso, que aún con las intermitencias que se le sigue marcando al N 30, le bastó para ser una de las figuras de la cancha. Por momentos, parecía que la jugada no era válida si la pelota no pasaba por sus pies.

Ahora sí: Benedetto anotó de penal (2-0)

La síntesis de lo que fue el partido se resume con la jugada que culminó en el 1 a 0. A los 36 del primer tiempo, una patriada de Julio Buffarini, que fue a pelear una pelota dividida que parecía perdida sobre el ataque derecho, terminó con el balón en poder del N° 4, que mandó el centro justo para que Reynoso le meta un frentazo e infle la red. En los festejos, el lateral derecho, que se aprendió en tiempo récord el manual sobre cómo jugar con la camiseta azul y oro, recibió tantos abrazos y felicitaciones como el autor del gol.

El gol alivió a todos. A los jugadores y a los hinchas, que le regaló una infrecuente ovación a Darío Benedetto después de que malograra un penal (se lo atajó Giménez, junto al palo derecho), pero poco después reclamó reacción con el clásico "Movete, xeneize, movete. Hoy no podemos perder".

La joya de Zárate para el 3-0

Lo último de peligro que se le vio a Jorge Wilstermann en la Bombonera fue a los 40, cuando Esteban Andrada descolgó del ángulo izquierdo una pelota imposible, que Cristian Chávez colgaba para siempre en ese vértice. Y en el rebote, con el arquero xeneize vencido, quien evitó el 1 a 1 fue Emmanuel Más, en la línea.

Boca salió a jugar mucho más suelto en la segunda parte, y sentenció el triunfo con un penal que le cometieron a Tevez y que Benedetto, esta vez, sí, lo cambió por gol. Le rompió el arco el Pipa. Infló la red con toda la furia. Se sacó la mufa de una noche que venía torcida, y que se acumulaba a una racha que ya lo empezaba a preocupar (desde que llegó Alfaro marcó cuatro goles en 13 partidos).

El cuarto, en tiempo de descuento

La columna vertebral del equipo tuvo una oportunidad más de afianzarse. Sin embargo, la tarea de Izquierdoz y de Marcone volvió a ser discreta, y el equipo lo sintió.

Sobre el final, Mauro Zárate, aplaudido cuando ingresó y ovacionado tras el gol, definió con maestría por arriba del arquero para sellar el 3 a 0, indiscutible. Ya en el descuento el ex delantero de Vélez apareció de nuevo para el cuarto tanto, y ampliar un triunfo gracias al cual Boca quedó segundo del grupo G, con 7 puntos, a dos del líder, Atlético Paranaense, y a la vez con tres de ventaja sobre Deportes Tolima, a quien visitará en dos semanas, en un partido que, si se hubiera dado cualquier otro resultado anoche en la Bombonera, se lo hubiera catalogado "de alto riesgo" para las aspiraciones xeneizes.

El penal que le atajaron a Benedetto

Es evidente que Boca todavía no llegó al nivel ideal que este equipo, con estos intérpretes, puede ofrecer. El Falcon Sprint de Alfaro todavía está en ablande, más allá de que este modelo es más compacto y comprometido que el que conducía Guillermo Barros Schelotto. Incluso, por momentos es más inteligente y sabe cuándo apretar el acelerador y cuando el freno. Lo cual, cuando se juega la Libertadores, no es poca cosa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.