Central-Newell's: A falta de hinchas visitantes, Rosario vibra en sus calles

Mañana, el clásico rosarino, con antecedentes violentos, pero con estímulo al fair play y el deseo de que vuelva a haber dos parcialidades
Pablo Casazza
(0)
21 de octubre de 2016  

Rosario Central
Rosario Central Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

ROSARIO.– Esta ciudad vive al menos dos semanas por año que lejos están de ser normales. No se trata de los festejos por el aniversario de la creación de la bandera argentina, de elecciones ni de la asunción de un intendente. No hay misterios: se sabe que en los días previos al choque entre Rosario Central y Newell’s cambian los humores. El resto da lo mismo. De un lado y del otro. Camisetas de ambos clubes pululan en cada rincón de la ciudad. Apuestas en el trabajo, en los grupos de amigos y en cada lugar donde se cruzan los fanáticos. Los neutrales tampoco quedan fuera de esto, que desde hace ya tiempo es una locura, una enfermedad que escapa del viejo folklore futbolero y ya no guarda, en muchos casos, rasgos de civilidad. Aun cuando los discursos de todos los protagonistas busquen tranquilidad.

Los esfuerzos por vivir un clásico en paz se profundizan desde distintos ámbitos. Ya el pedido en sí habla de lo que muchas veces fue esto: una guerra. En los últimos años la violencia ha mermado, no ha habido enfrentamientos graves. Es cierto. Pero –claro– depende del lugar desde el que se quiera mirarlo. Esta semana el Concejo Municipal de Rosario convocó a una jornada para exaltar el fair play a Raúl Broglia y Eduardo Bermúdez , los presidentes de Central y Newell’s, respectivamente, y a los jugadores Víctor Salazar e Ignacio Scocco . Lo mismo hizo el ministro de Seguridad de la provincia, Maximilano Pullaro, anhelando “que el clásico sea una verdadera fiesta”. Como lo hizo en otras ocasiones, el funcionario controlará mañana personalmente el operativo policial que se llevará adelante en Arroyito, donde a las 16 se enfrentarán por la 7ª fecha del Torneo de Primera División.

Newell s
Newell s Fuente: LA NACION

La semana pasada hubo un sondeo de parte de Newell’s para que hubiera hinchas leprosos en las tribunas. Fue desestimado taxativamente por la dirigencia canalla, que afirmó tener todas las ubicaciones ya vendidas para la temporada. El contrapunto no pasó de eso. Reunidos por la tira deportiva de Radio Mitre Rosario, Cristian Damico, el vicepresidente de Newell’s, y Broglia dieron sus puntos de vista. “Creo que trabajando en conjunto se podría volver a tener visitantes en el clásico”, señaló el dirigente rojinegro, optimista. “Creo que es prácticamente imposible que hoy en el fútbol rosarino haya hinchas visitantes. El contexto de violencia excede al clásico”, manifestó Broglia, criterioso. No existen datos objetivos sobre la posibilidad de que el derby pueda desarrollarse pronto con ambas hinchadas, cuyas barras bravas, por otra parte, están atravesadas últimamente por cuestiones referidas al narcotráfico. El operativo policial comenzará a las 8. Incluirá 650 efectivos en el estadio y sus alrededores, y otros 200 en puntos estratégicos de la ciudad.

Pero además de seguridad y apuestas, hay fútbol, por supuesto. Rosario Central no encontró en lo que va del campeonato la solidez que en líneas generales caracterizó al proceso de Eduardo Coudet. Chacho sabe que el sector defensivo aún no dio buenas señales, por lo que no se descarta que haga cambios tácticos. De hecho, Paulo Ferrari podría volver al equipo en lugar de Víctor Salazar; Dylan Gissi sería el reemplazante de Esteban Burgos, de muy bajo rendimiento, y Cristian Villagra, recuperado de una distensión, tomaría el lugar de lateral que en el último encuentro ocupó José Luis Fernández, quien volvería a ser volante. Coudet sentirá más que nadie la ausencia de casi todo su mediocampo titular, un compendio de esfuerzo y talento que muchos envidian: Damián Musto y Walter Montoya están lesionados, y Giovani Lo Celso –la joya–, suspendido. Las opciones son tres delanteros: Fabián Bordagaray, Germán Herrera y Teo Gutiérrez. “Es un partido aparte; hay presión para los dos, aunque ellos tienen más”, opinó Marco Ruben, el goleador y estandarte.

Al expresar sus sensaciones, Coudet es tan directo como su equipo: “Lo vivo de la misma manera que siempre. Es una semana en la que están al máximo las tensiones y la ansiedad de que llegue la hora del partido. Me pasó como jugador y me pasa ahora. Éste es el partido que esperamos siempre, el que los jugadores quieren jugar. Es «el» partido”.

El presente encuentra apenas algo mejor a Newell’s, que está invicto y marcha segundo, a dos puntos del líder, Estudiantes. Fue eficiente en ambas áreas: en la ajena, gracias a la certeza de sus delanteros, y en la propia, con buenos trabajos, principalmente de su arquero, Luciano Pocrnjc. Pero sufre mucho por las lesiones de los jugadores clave para su entrenador, Diego Osella. En el inicio del certamen, Ignacio Scocco, líder y goleador, tuvo actuaciones parecidas a las de cuando fue campeón en 2013, pero ahora está entre algodones y es muy poco factible su presencia mañana. Maxi Rodríguez, el capitán, llega con lo justo. Germán Voboril, Sebastián Prediger y Juan Sills encabezan la lista de descartados.

“Me da lo mismo jugar bien que jugar mal; lo único que me interesa es quedarnos con los tres puntos”, dijo La Fiera Rodríguez. También Osella enfatizó el deseo de vencer: “No vamos a ir a esperar; tenemos que incomodar al rival. El que sepa aprovechar los detalles puede quedarse con el triunfo. Tenemos fe”, confió el director técnico.

Viene el clásico rosarino. Dos veces por año, hay una semana que es un compendio de nervios y otra que tiene consecuencias inevitables en cada fanático, según de qué lado del resultado queda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.