Copa América. Goles, público, polémicas, el VAR y otros datos increíbles de la primera rueda

El VAR, protagonista de la Copa América
El VAR, protagonista de la Copa América Fuente: Reuters
Ariel Ruya
(0)
26 de junio de 2019  • 00:01

La Copa América ofrece una pausa, un respiro para analizar lo que pasó y espiar lo que vendrá. Lo más lindo, lo mejor: los choques mano a mano, desde los cuartos de final, rumbo a la final que se jugará el 7 de julio, en el Maracaná. Pasó de todo: (muchos) goles, (varias) polémicas y una exagerada cantidad de datos sorprendentes. La presencia del VAR estuvo en el centro de la escena: para bien o para mal (el valor de la justicia es relativo en el mundo del fútbol), está en la cúspide de las miradas de la primera etapa del clásico torneo sudamericano de selecciones. ¿Cuántas veces surgió el VAR? ¿Cuántos minutos estuvieron detenidos los encuentros? ¿Cuántos penales se cobraron? ¿El torneo da pérdidas? ¿Cuál es la figura, quiénes son los artilleros, qué equipo es el candidato? ¿Cómo les fue a los invitados? Una síntesis de lo que pasó...y lo que vendrá.

La vedette. "El VAR fue existoso. Hay puntos de mejora, como el tiempo, que se puede trabajar. No hay escándalos y eso genera seguridad", fue el análisis de Wilson Seneme, presidente de la Comisión de Árbitros de la Conmebol. El dato es llamativo: el VAR intervino en 17 jugadas... en los 18 partidos. Hubo dos decisiones que se mantuvieron... y 15 cambios. ¿Para qué fue utilizada la tecnología en cada caso? Tres fueron para saber si correspondía sacar una tarjeta roja, siete para posibles penales y siete para jugadas de gol. El promedio de tiempo entre el chequeo -el lapso entre que los árbitros de cabina detectan una jugada sospechosa y recomiendan al árbitro una revisión, o de modo inverso- y la revisión fue de 2 minutos, 26 segundos. "Se perdió 1 minuto y 8 segundos en promedio con el chequeo, que es el momento en que el árbitro pone la mano en el oído y espera la revisión", aseguró. Para el mundo del fútbol resulta una eternidad. "Por eso, ese punto es mejorable", sostiene.

Menos público, más dinero. En la mayoría de los encuentros disputados en los seis estadios durante la etapa de grupos, hubo poco público. Thiago Jannuzi, gerente general del Comité Organizador Local, cambió la ecuación: "El saldo es positivo". Porque el análisis se basa en otros parámetros: de los 18 partidos disputados entre los tres grupos de 12 equipos, hubo unos 530.000 espectadores, una media de 29.379 por partido, que resulta un 35% más que la primera rueda de la Copa América de Chile 2015. "Y por el interés que tendrá el certamen a partir de los cuartos de final, va a subir hasta el final de la competición. La expectativa es que pase de 30.000", declaró Jannuzi. "Es normal que algunos partidos estén llenos y otros no tanto", aclaró el dirigente.

El festejo de Mena, de Ecuador, ante un estadio semi vacío
El festejo de Mena, de Ecuador, ante un estadio semi vacío Fuente: AFP

Los números, no tan rojos. Ante las críticas por el elevado precio de las entradas en relación al salario medio brasileño, el responsable dijo que el valor de los ingresos se calculó comparando con otras competencias realizados en Brasil; en la Copa América, son un 30% más baratas que en el Mundial de 2014. Lógicamente, el contexto es otro. Hay menos figuras y los seleccionados son de valor inferior. La recaudación superó los 28 millones de dólares. La fiesta del fútbol, además, se sostuvo con los hinchas mezclados en las mismos lugares -tribunas, plateas- algo que hipotéticamente no podrá ser si la Argentina y Brasil se encuentran en las semifinales, previstas para el martes próximo.

El césped provoca polémicas. "Recalco lo de la cancha. Yo sé que me criticaron por lo que dije en el primer partido, pero no se puede jugar así", insistió Lionel Scaloni, el DT del seleccionado argentino, luego del triunfo contra Qatar. "Los campos están nivelados, con la cobertura de césped ideal", aseguran las autoridades. Otras figuras se quejaron de los campos de juego. "La pelota rebota mucho. Todas las canchas en las que jugábamos estaban malas. Es difícil", contó Lionel Messi. "El campo es fundamental para dar un gran espectáculo. Hay días para recuperar el césped para llegar en buenas condiciones", agregó Coutinho.

Números duros. ¿Qué datos dejaron los 18 partidos? Hubo 46 goles, una media de 2,55 por partido; 539 faltas, 74 tarjetas amarillas, una expulsión por doble tarjeta amarilla y dos por roja directa. En Chile 2015, la media de goles fue inferior: 2,27 por cotejo.

Los invitados, a casa. "La Copa América debe ser solamente para selecciones sudamericanas. Nosotros no hemos visto a selecciones sudamericanas invitadas a copas africanas, ni torneos en Europa ni centroamericanos", dijo Rafael Dudamel, el técnico de Venezuela. "Tenemos que hacer respetar la jerarquía que hemos construido", agregó. Eduardo Berizzo, de Paraguay, advirtió: "Una Copa América solo con equipos sudamericanos sería lo más lógico. En la Eurocopa no vemos equipos invitados". Japón y Qatar volvieron a casa, sin triunfos. Desde 1993 se presentan equipos que no pertenecen a esta parte del mundo. Estados Unidos, Honduras, Haití, Jamaica, Costa Rica y México fueron los otros. El elenco azteca alcanzó las finales de 1993 y 2001; perdió las dos, ante la Argentina y Colombia. Y solo los mexicanos, hondureños y estadounidenses llegaron a disputar las semifinales.

Japón no pudo clasificar a los cuartos de final
Japón no pudo clasificar a los cuartos de final Fuente: AFP

Los mejores y los peores. Edinson Cavani (Uruguay) es la figura, Everton (Brasil), la revelación y Wuilker Fariñez (Venezuela), el mejor arquero, más allá de que Alisson (Brasil), no recibió goles. Además del artillero oriental y el joven brasileño, también marcaron dos goles: Philippe Coutinho (Brasil), Darwin Machís (Venezuela), Koji Miyoshi (Japón), Alexis Sánchez (Chile), Luis Suárez (Uruguay) y Eduardo Vargas (Chile). Lo llamativo: Lionel Messi está en deuda, con un nivel bajo, previsible.

Edinson Cavani es la figura de la primera etapa
Edinson Cavani es la figura de la primera etapa Fuente: AFP

Un mal recuerdo. El colombiano Wilmar Roldán será el árbitro del encuentro de este viernes, entre la Argentina y Venezuela. Roldán, de 39 años, ya dirigió a Venezuela ante Perú (0-0) y tuvo a su cargo el VAR en el encuentro entre Ecuador y Chile, por la segunda fecha del Grupo C. Dirigió a la Argentina en la final de la Copa América 2015, en la que cayó frente a Chile por penales tras empatar sin goles. Dirigió cinco partidos de la Argentina, con un registro de una victoria, dos empates y dos caídas, entre 2011 y 2017. El encuentro se jugará en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, a las 16. Néstor Pitana será el árbitro del partido del mismo día, a las 20, entre Colombia y Chile.

Un caso extraño. Paraguay avanzó de etapa sin ganar: empató 2-2 con Qatar, 1-1 con la Argentina y perdió 1-0 con Colombia. Lo llamativo es que Paraguay llegó a la final de la Copa América 2011, jugada en nuestro país, sin haber ganado un partido y, al igual que hoy, dirigido por un DT argentino. Tata Martino, en ese tiempo y Toto Berizzo, en el presente. Aquel, empató los tres partidos de la primera rueda, superó por penales a Brasil (cuartos) y Venezuela (semifinales), y perdió la final con Uruguay por 3 a 0.

Sólo uno. Colombia es el único equipo que ganó todos los partidos. Un 2-0 sobre la Argentina, 1-0 ante Qatar y 1-0 sobre Paraguay. Brasil es el que más convirtió, con 8 gritos y no le convirtieron, al igual que Colombia. Como ocurre en casi todos los últimos torneos, Bolivia se despidió con tres derrotas. Y Ecuador es un caso curioso: sumó un punto y quedó eliminado en el primer tramo, una situación que se repitió en seis de los últimos siete torneos. Eso sí: en ese período, disputó tres Mundiales: 2002, 2006 y 2014.

La polémica: Jara golpea al hincha que invadió el campo de juego
La polémica: Jara golpea al hincha que invadió el campo de juego Fuente: AFP

Un escándalo. Jugaban Uruguay y Chile, un hombre disfrazado ingresó en el campo de juego y Gonzalo Jara, defensor chileno, le lanzó una patada y lo derribó. Según el reglamento, debió haber sido expulsado. El partido continuó y, ahora, podría ser sancionado de oficio. "Jara quiso que respeten su lugar de trabajo", lo defendió Reinaldo Rueda, el DT de Chile.

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.