Copa Libertadores: la sede que no quieren River, Boca ni los propios madrileños

.
. Fuente: Telam
Silvia Pisani
(0)
1 de diciembre de 2018  • 23:59

MADRID.– "Y tú… ¿de quién eres? ¿De Boca o de River? " La pregunta, formulada por un ama de casa madrileña que jamás se interesó por el fútbol argentino es solo una indicación más de lo instalada que está en la conversación ciudadana la final de la Copa Libertadores que se jugará el próximo domingo en el Santiago Bernabéu.

Más que instalada, instaladísima en una Madrid que, tradicionalmente, ejerce el debate con vehemencia de trinchera. La misma con que dispara opiniones a toda hora sobre la atípica cita deportiva que ya da por propia.

Puede que, en nuestro país y ante las autoridades de la Conmebol, River siga con su protesta. Y que un reguero de personalidades del deporte se hayan opuesto con todos sus argumentos a que sea la traslade a Europa. Incluidos en ello los entrenadores argentinos residentes en España: Santiago Solari (justamente, del Real Madrid, cuya casa será la nueva sede de la final) o Mauricio Pellegrino, del Leganés.

La Conmebol ratificó que la final se jugará el 9 de diciembre en Madrid

11:04
Video

O que Diego "Cholo" Simeone, el exitoso director técnico del Atlético de Madrid, haya optado por un sugestivo silencio cuando se le requirió su opinión al respecto.

O que Jorge Valdano, una de las voces que siempre alerta sobre la violencia en el fútbol, admita su inquietud por el fanatismo del superclásico y que advierta con aquello de que "no hay que quedarse muy tranquilos" con la final deportiva en el corazón madrileño.

O que incluso los historiadores hablen de la "paradoja" de "entregar" a los "conquistadores" –españoles– una copa que evoca a las figuras de la independencia.

El estadio de Real Madrid, un escenario impensado
El estadio de Real Madrid, un escenario impensado Fuente: AFP

El barrio opina

Todo ese debate puede seguir. Pero aquí, en Madrid, a diez cuadras del estadio Santiago Bernabéu, el partido del domingo 9 es un hecho incontrastable. Una realidad de la que se habla a todas horas en informativos de radio y televisión. Un desafío que hace que los diarios deportivos conviertan a la embajada argentina en punto informativo permanente. A ver qué es lo último que se sabe de la venta de entradas o de la venta de pasajes.

Pero, por debajo del revuelo, no todos están contentos. Las emociones son varias y oscilan entre la satisfacción por el desafío y el fastidio –que también lo hay– por la potencial molestia del vecindario y el costo de la organización y seguridad. No solo River y Boca sienten fastidio por tener que jugar la final fuera de la Argentina, también algunos madrileños, que temen que este partido pueda sacarlos del eje.

Gianni Infantino habló de la final de la Copa libertadores

14:28
Video

En medio, la inquietud por la forma en que se desarrolle la cita. Madrid tiene aquilatada experiencia en encuentros deportivos y hace gala de la serenidad y orden con que transcurren. Pero este, con Boca y River, no deja de ser una experiencia nueva.

"Madrid es una ciudad muy segura", dijo la alcaldesa, Manuela Carmena. "Nosotros sabemos garantizar la seguridad", añadió, al ser consultada por las agresiones de la hinchada de River hacia el micro de los jugadores de Boca que obligaron al traslado.

No son pocos los medios locales que deslizan la idea de la lección que en la materia puede dar la experiencia madrileña.

La tapa de Mundo Deportivo, aludiendo a un término argentino
La tapa de Mundo Deportivo, aludiendo a un término argentino

¿Quién paga por esto?

En la otra punta está el malestar y las dudas de algunos vecinos. Malestar porque saben de la "pasión argentina por el fútbol" y de lo ingrato y desagradable que, a veces, encierra esa expresión. "¿Tendremos que pagar nosotros las horas extras de la policía?", era otro de los puntos en el debate abierto por la atípica cita.

Con capacidad para 80.000 espectadores –20.000 más que en el estadio de River– una cita en el Bernabéu transforma el elegante barrio en el que se erige, a pocos metros de la emblemática avenida de la Castellana.

Sin embargo, los operativos de concentración y desconcentración suelen ser operativos tranquilos. Apenas algún fastidio adicional por el tránsito y la dificultad para encontrar estacionamiento. ¿Lo serán también con el River-Boca?

"Yo no estaría tranquilo. Ese es un partido que viene mal desde que los equipos llegaron a la final", sostuvo en declaraciones públicas el exdirector deportivo del Real Madrid y ahora comentarista de fútbol Jorge Valdano, figura clave en la prensa local cuando se analiza el fenómeno de la violencia en ese deporte.

El argentino teme que muchos barrabravas lleguen a la ciudad, con las potenciales derivaciones que ese aterrizaje puede tener para la seguridad. Para muchos españoles el partido significará el adiós a unos días de vacaciones por el fin de semana largo que genera la celebración, el jueves 6, del Día de la Constitución.

"Yo pensaba que podría irme unos días al pueblo. Pero ya veo que me movilizan para el partido y tendré que trabajar", se quejan en varios gremios, desde policías a personal sanitario.

Ellos suman al malestar entre algunos vecinos del barrio que, por primera vez, tendrá que alojar una final que, después de los piedrazos en River, les despierta cierta inquietud.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.