Copa Libertadores: la sede que no quieren River, Boca ni los propios madrileños