Coronavirus. Los futbolistas argentinos se preocupan por sus salarios, mientras Europa ya diagrama el regreso

Un "cheque" en manos de futbolistas de la Argentina, un bien que comienza a ser escaso; la alegría del Gimnasia de Diego Maradona al pasar de etapa por la Copa Argentina contrasta con la inquietud general actual.
Un "cheque" en manos de futbolistas de la Argentina, un bien que comienza a ser escaso; la alegría del Gimnasia de Diego Maradona al pasar de etapa por la Copa Argentina contrasta con la inquietud general actual. Fuente: FotoBAIRES
Alejandro Casar González
(0)
23 de abril de 2020  • 23:59

El fútbol argentino navega en el mar de la incertidumbre. No sabe cuándo volverá a rodar la pelota, no sabe si podrá pagar los sueldos de abril a empleados y futbolistas, y no sabe qué futuro tendrá una industria de la que dependen miles de familias. Sólo sabe que sus recursos económicos son escasos y que debe encontrar la forma de que esos billetes rindan lo máximo posible. "Más que nunca, hoy administramos pobreza", se escucha del otro lado del teléfono en las conversaciones con los dirigentes. Y se escucha cada vez más.

"¿Qué va a pasar con los clubes que no completaron los sueldos de enero, y que deben febrero y marzo?". "¿Qué ocurrirá con los contratos que se terminan el 30 de junio?". "¿Cuándo podremos volver a entrenarnos?". "¿Cómo se jugarán los torneos?". "¿Cómo harán para garantizarnos el cobro de los sueldos?". Sergio Marchi, secretario de Futbolistas Argentinos Agremiados, escuchó por videoconferencia el miércoles a los capitanes de la Superliga. La operatoria se repitió ayer con los referentes de la Primera Nacional y la B Metropolitana. Mismas preguntas, pero diferentes urgencias. Hay futbolistas de la tercera categoría que hace tres meses no cobran un sueldo completo. Y necesitan el dinero para vivir. Mientras, sobreviven.

Marchi explicó. Asesoró. Recordó que marzo debe ser completado y que no hay excusas de parte de los clubes, porque ese mes cobraron derechos de TV, abonos de plateas y cuotas sociales. Fue el último suspiro de la normalidad pre-coronavirus. Durante la pandemia, el panorama es mucho más complicado. No será ni el gremio de jugadores ni la AFA (ni, mucho menos, la agonizante Superliga) los que decidan el regreso del fútbol, sino el Gobierno. El ministerio de Turismo y Deporte, a cargo de Matías Lammens (ex presidente de San Lorenzo) paró la pelota para prevenir los contagios el pasado 17 de marzo. Y será el Ejecutivo el que, luego de reunirse con las autoridades sanitarias, defina la reanudación.

Sin embargo, el horizonte no avizora regresos a los entrenamientos ni partidos a puertas cerradas. La vuelta de los partidos de fútbol no es un tema prioritario en la agenda del Gobierno, tal como dijo el ministro de Salud, Ginés González García. De todas maneras, en Balcarce 50 saben que se trata de una industria sensible por su importancia popular y su poder de fuego. Por eso se reunirán para avanzar en cómo podrían regresar los futbolistas a los entrenamientos, sin que haya una línea temporal definida. Nadie quiere que los clubes caigan en la quiebra, pero tampoco pueden trasplantarse a la Argentina protocolos como los de Alemania o España, que requieren testeos masivos para futbolistas como medida de prevención para que no haya contagios. El 30 de abril se definirá si la Bundesliga puede volver el 9 de mayo. Lo definirá el gobierno de la canciller Angela Merkel.

La Liga de Alemania (DFL, en alemán), que reúne tanto a la Bundesliga como a la "2. Bundesliga", la segunda categoría, informó ayer que comprará 20.000 tests (los necesarios para terminar el torneo) a cinco laboratorios, y que los comprometió a que no se limite la capacidad para quienes luchan en la primera línea de fuego contra el virus. Además, la DFL donará medio millón de euros a entidades públicas para comprar más reactivos y equipos médicos. Según datos oficiales, Alemania puede hacer 818.000 pruebas semanales de coronavirus. El protocolo sanitario presentado por la DFL obliga a los futbolistas de las dos principales categorías alemanes a someterse a controles médicos periódicos para evitar los contagios en los planteles.

España proponía un esquema parecido al de Alemania para regresar a las prácticas, primero, y a jugar partidos oficiales, más tarde. Sin embargo, en ese país la prueba de coronavirus se ha transformado en un insumo vital, por lo que ya hay clubes cuyos planteles profesionales pretenden dejar esos reactivos para quienes batallan contra la enfermedad en los hospitales: médicos, enfermeras y personal sanitario. A través de un comunicado, el grupo de futbolistas de Racing, de Santander (protagoniza La Liga Smartbank, la segunda categoría española), se negó a practicarse las pruebas: "No nos parece apropiado someternos al test del Covid-19 cuando no hay suficientes para las personas que trabajan en primera línea para frenar esta epidemia", expresó el plantel en un comunicado oficial, citado por el diario Marca.

En Europa hay equipos que mantienen los entrenamientos presenciales, aunque respetando la distancia social y evitando las aglomeraciones: en Austria, República Checa y Dinamarca. En Rusia los clubes deben consultar con las autoridades sanitarias locales, y todo depende del alcance de la pandemia en las diferentes ciudades. En Suecia se permiten los entrenamientos, aunque no están recomendados, mientras que en Turquía todo queda a consideración de los clubes. Escocia, por su parte, ya definió terminar su liga, mientras que el gobierno de Holanda dispuso que no habrá fútbol hasta septiembre. Islas Feroe, en cambio, volvió al ruedo. El país, con 52.000 habitantes, impuso férreas medidas para que la pelota vuelva a rodar: los jugadores no podrán escupir ni sonarse la nariz en el césped.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.