Defensa y Justicia, campeón de la Sudamericana: la idea poco ortodoxa del humilde que llegó a lo más alto