Diego "Pulpo" González, el jugador que admira a Riquelme y al que se le abre la puerta de la titularidad en Boca

Diego "Pulpo" González, de 32 años, llegó a Boca después de pasar por varios clubes; ahora tiene una chance de mostrarse en un club que va con todo en busca de la Copa Libertadores.
Diego "Pulpo" González, de 32 años, llegó a Boca después de pasar por varios clubes; ahora tiene una chance de mostrarse en un club que va con todo en busca de la Copa Libertadores. Crédito: Prensa Boca Juniors
Franco Tossi
(0)
13 de noviembre de 2020  • 23:59

La llegada de Diego González fue inesperada para ambos. Para el mundo Boca y para el propio "Pulpo". Estaba claro que la salida de Iván Marcone, en préstamo a Elche, de España, activaría al Consejo de Fútbol a buscar apellidos, pero uno de los que casi nadie imaginaba era el del volante de 32 años. Sucede que además de un pasado reciente lejano a lo soñado, tampoco cumplía los requisitos que el equipo de trabajo de Juan Román Riquelme y la visión de Miguel Ángel Russo priorizan para incorporar. Pero de arribar al club como sorpresa puede pasar rápidamente a ser titular. La primera chance será frente a Talleres, el domingo, en la Bombonera.

A González le sobra experiencia, y no por la edad. Mucho de ella se forjó en Lanús, el club que lo vio nacer futbolísticamente. De hecho, él dio sus primeros pasos con la camiseta granate, de a puñados de minutos, en el Torneo Apertura 2007, la primera conquista local del conjunto del Sur en su historia. Con mucho más protagonismo con el correr de los años se convirtió en pieza fundamental en el equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto que levantó la Copa Sudamericana 2013.

En medio hubo un préstamo a Rosario Central cuando éste protagonizaba la primera B Nacional, pero se fue definitivamente del club granate en 2015 Estuvo un año y medio en Santos Laguna, de México, donde consiguió el Torneo Clausura y el certamen Campeón de Campeones, y luego pasó a Racing. Su rendimiento fue regular, por lo que en 2018 el mediocampista fue prestado a Tijuana, también de México, y cuando retornó a la Academia, que ya había ganado la Superliga, obtuvo el Trofeo de Campeones frente a Tigre, pero sin jugar.¿Por qué? En septiembre de 2019 se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda y ya no volvió a actuar en el conjunto de Avellaneda.

Así llegó a Boca, otro de los factores de la sorpresa. Además, durante una pandemia que impidió los entrenamientos normales durante varios meses. Ya se sabía que en Racing habían decidido no renovarle el contrato. Entonces, según trascendidos, González ya tenía todo apalabrado para retornar a su primera casa. Hasta que apareció el club en el que las decisiones futbolísticas pasan por Riquelme, su ídolo. Y su auto se desvió hacia Brandsen 805.

Sin actividad y sin tener un pasado en Boca, como sí lo tenían Javier García, Edwin Cardona y Guillermo Fernández (tres de los cinco refuerzos desde que Jorge Ameal es presidente), el único requisito que cumplía Pulpo era la conveniencia del precio en un contexto económico complicado: en libertad de acción, sólo hay que ocuparse del salario del volante. Y él no dudó, consciente de que ya había existido una chance de llegar al xeneize.

Porque en 2014, cuando Riquelme puso punto final a su trayectoria azul y oro, empezó a sonar como posibilidad la llegada de González. Que mezcló sus ganas con la admiración: "Román me mandó la camiseta el último partido que jugamos contra Boca, y es un privilegio, pero no tuve la chance de conocerlo personalmente. Sé que hay un interés y haría hasta lo imposible por jugar en Boca", dijo. Pudo conocerlo fuera del campo y hasta existió ese asado que es tentación para Riquelme y sus invitados. Y la idolatría se hizo más grande: "Lo dijo el mejor del mundo 'Román 10': correr, corre cualquiera; lo importante es pasarla bien y dársela a un compañero", posteó en Instagram cuando estaba en Tijuana.

¿Por qué se le abre una puerta para empezar a ser titular? Ya Boca desistió de las negociaciones por la renovación de Guillermo Fernández, algo informado en un comunicado, y si bien Russo sigue teniendo a disposición al mediocampista, lo más probable es que "Pol" deje de tener un lugar en la estructura en la que se había consolidado. De hecho, Nicolás Capaldo jugó los últimos tres encuentros como titular al lado de Jorman Campuzano. Justamente, el colombiano está jugando estas fechas de la eliminatoria sudamericana para Qatar 2022y para el compromiso con Talleres queda la vacante, y por ende, es probable el debut de Pulpo como titular.

El Consejo de Fútbol entiende que puede ocupar ambas posiciones: por su carácter, puede posicionarse como "5"; por su rasgo de pisar mucho el área ajena, puede ser el volante central que se suelte para jugar. Por lo tanto, bien puede conformar el tándem con Campuzano o con Capaldo. Incluso, no es descabellado que los tres conformen un medio combativo, sobre todo en una etapa en la que vienen partidos difíciles por Copa Libertadores, y aprovechando que Cardona puede ser enlace. Y es que González, en sus diversas experiencias, aportó goles. Cantidades lógicas para un jugador que parte muy atrás. Por ejemplo, en Racing registró 11 tantos en 66 encuentros.

Las ausencias de algunos compañeros le abren a Pulpo González una puerta a la titularidad contra Talleres, este domingo.
Las ausencias de algunos compañeros le abren a Pulpo González una puerta a la titularidad contra Talleres, este domingo. Crédito: Prensa Boca Juniors

Su bautismo xeneize fue en Rosario, en el 2-0 sobre Newell's del domingo pasado, cuando jugó los últimos minutos. Ahora, ante algunas ausencias y los problemas contractuales de Pol Fernández, a Diego González se le abre la chance de empezar a mostrarse como para ganarse un lugar entre los once principales futbolistas en la formación a la que Russo prepara para conquistar la tan anhelada Libertadores.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.