Efecto Racing: es el equipo más goleador y genera ilusión

Fuente: Archivo
Suma 22 tantos en el torneo Transición y 13 en la Copa Libertadores
Christian Leblebidjian
(0)
8 de abril de 2016  • 23:59

Desde que tenía 20 años, cuando supo que cuando ya supo que iba a ser DT, Facundo Sava soñaba con un equipo así. Así de ambicioso, así de poderoso desde las características ofensivas de sus jugadores y así de goleador desde el aporte de sus delanteros. Muchas veces las intenciones no tienen su lógica con la realidad, pero en este caso sí hay dos datos que se desprenden en la actualidad de la Academia: Racing es el equipo más goleador del torneo (sumando ambas zonas) con 22. Y también el que más goles suma de los equipos argentinos en la Libertadores (13). Convirtió 35 en 15 partidos, contabilizando ambas competencias. En el torneo Transición tiene un promedio de gol de 2,16 por partido, mientras que en la Copa es superior: 2,44.

En el ideal del entrenador, está ubicar un equipo con el sistema 4-3-3, como jugó ante Deportivo Cali, y con el tridente Diego Milito , Lisandro López y Gustavo Bou . Pero asume riesgos, por eso le llegan también y Sebastián Saja recibe muchos goles. Sava asume el ida y vuelta desde el armado del equipo. Porque no sólo nace desde el tridente: por eso Oscar Romero, un enganche con más olfato de delantero, arranca jugando de 8/7; por eso Leandro Grimi , un lateral ofensivo, se corre como segundo marcador central. El técnico sabe que hay cosas para corregir, más allá de que el equipo haga un gol más que el rival: "No me gusta que me hagan goles, me gustaría ganar los partidos 10 a 0. Siempre hay cosas para mejorar, pero ante Cali hicimos las cosas bien y los goles que nos marcaron fueron por errores puntuales", explicó el entrenador luego del éxito por 4-2 en Avellaneda, que lo mantiene como líder del Grupo 3.

El mayor poder de Racing está en sus delanteros, está claro, pero también aportan poder de fuego los defensores y hasta un mediocampista como Luciano Aued, que en 180 partidos apenas suma dos conquistas, una en el último empate ante Tigre (3-3), en el Cilindro. Después de la última fecha, Sava comentó: "Dependió todo de nosotros. Tanto nuestros goles como los de ellos, pero igual merecimos ganar. Tuvimos 17 situaciones claras. Nunca vi una cosa así".

13,1 remates al arco por partido tiene de promedio Racing en el torneo Transición; en la Libertadores, 12.

El abanico ofensivo no se limita a Milito, Bou y Licha López. En el torneo, repartió sus conquistas en 11 jugadores distintos. En la Copa, entre 8. Todo esto se dio a partir de la refundación del ciclo Sava, que arrancó desde el estilo más cercano a los planteos equilibrados que utilizaba Diego Cocca, su antecesor (como se vio ante Independiente y en los dos cruces con Boca), y ahora arriesga como siempre pretendió jugar el Colorado, como lo hizo en Unión y San Martín de San Juan. En su último paso por Quilmes, donde terminó relanzando su carrera como técnico, buscó ganar los partidos, aunque también dándole importancia al orden defensivo. En una nota con LA NACION, todavía en Quilmes, había reconocido su evolución: "Antes defendíamos y atacábamos, pero a la hora de atacar no defendíamos tan ordenados como ahora. Sigo igual de ofensivo, pero defiendo más ordenado. Ahora buscamos atacar bien, con mucha gente, pero estamos mucho más atentos a cualquier posible pérdida de la pelota para estar cubiertos y que no nos agarren mal parados de contraataque".

Milito fue un referente que, en los últimos meses, había aportado más desde el liderazgo que desde el desequilibrio. Pero volvió a sentirse importante con un par de goles y la asistencia que le dio a Romero para su gol de cabeza ante Deportivo Cali. Gustavo Bou y Lisandro López son, por rendimiento, quienes más defienden sus lugares, aunque Roger Martínez cada vez que ingresa sorprende por su potencia. Y Ricardo Noir es una alternativa hasta para jugar de mediocampista por la derecha. En ese contexto, queda algo más relegado el media punta Facundo Pereyra; y el uruguayo Núñez se queda más afuera que adentro del circuito por lesiones y algunas conductas que no cayeron bien en el cuerpo técnico y el plantel. Los medios ofensivos Romero, De Paul y Acuña también aportan lo suyo.

8,7 chances de riesgo generó por partido en el torneo loca; en la Copa: 5,8. En los últimos dos partidos del certamen local fue cuando más fabricó:ante Atlético de Rafaela (14) y frente a Tigre (20). Hizo 9 goles.

Sava mantiene la calma: "Lideramos el grupo, pero todavía no logramos nada. Me quedo con las cosas positivas. Es cierto: nos hicieron dos goles, pero hicimos cuatro. Me llevo muchas cosas muy positivas: hace mucho que no perdemos, jugamos bien y volvió Videla".

En la Copa Libertadores Racing sufrió más llegadas en contra que las que generó a favor (un promedio de 7 contra 5,8), y en el campeonato local fabricó 8,7 situaciones por partido contra las 6,8 que recibió. En los quince partidos, anotó 35 tantos y sufrió 25, más datos del efecto Racing. Sava insistirá en corregir los errores aunque los riesgos seguirán. Pero, mientras haga un gol más que el rival…

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.